ADT. Misión: Escapar de la espiral

El nuevo proyecto de los de Torreforta en Copa Catalunya ha arrancado con muchas dificultades. La primera victoria antes del parón carga el depósito de fe

IVÁN ALCALÁ RUBIO

Whatsapp
Jugadores y staff celebraron con ganas la victoria sobre el Cerdanyola de este domingo en el Riu Clar Arena. FOTO: @ADTORREFORTA

Jugadores y staff celebraron con ganas la victoria sobre el Cerdanyola de este domingo en el Riu Clar Arena. FOTO: @ADTORREFORTA

Algo hizo click en los últimos minutos del partido contra el Castellbisbal. Una vez más, la cosa se ponía cuesta arriba y los vallesanos llegaban con diez puntos de renta a los momentos decisivos. Fue entonces cuando el engranaje del ADT se acopló como no había pasado todavía esta temporada. Un parcial de 13-0 y un trabajo defensivo enorme permitían al equipo de Torreforta sumar su primera victoria (73-69) tras diez jornadas. Una bomba de oxígeno para un equipo demasiado castigado. Un nuevo punto de partida justo antes del parón navideño.

Es también el primer triunfo desde que Rafael Padín cogió las riendas del conjunto de Ponent, el pasado mes de febrero. «Estábamos mentalmente con una ansiedad terrible por ver hasta dónde podíamos llegar con esta dinámica. No ganar genera mucho estrés tanto en los jugadores como en el staff y esta victoria fue como soltar una mochila con 50 kilos», admite el entrenador gallego.

Aun así, Padín es prudente y reconoce que todavía hay muchas cosas que mejorar: «Por fin conseguimos que saliera lo que llevamos trabajando toda la temporada, pero que hayamos ganado no quiere decir que seamos mejor equipo que hace dos meses. Hay que seguir construyendo e ir poco a poco. El tiempo va pasando y eso tampoco ayuda».

Es cierto que ahora se ve la segunda parte de la competición con otros ojos. Teniendo claro el objetivo por el que luchar, salvar la categoría, salir de la espiral de derrotas debe ser solo el primer paso. «Está claro que el nuestro es el grupo de la muerte, pero esa competencia está bien y te da ambición. De momento, todo está muy igualado y nosotros tenemos un margen muy amplio para mejorar. Viendo el equipo, hay un margen de crecimiento enorme», considera el de Cambados.

La celebración al acabar el encuentro este domingo en el Riu Clar Arena evidenciaba el significado de una victoria que se ha resistido, pero que debe servir como punto de inflexión. Una celebración, además, que dice mucho del compromiso de la plantilla. «Tal y como está siendo de complicada la temporada, lo más difícil es que el equipo se mantenga unido. Después de nueve derrotas, lo normal es que surjan problemas por todos lados, pero se ha hecho un gran trabajo en la gestión del grupo», señala Padín.

Ahora toca seguir trabajando en una plantilla que se renovó completamente para afrontar el curso en Copa Catalunya tras la desventura en EBA. Una plantilla corta y con jugadores muy jóvenes que aterrizaron en Torreforta sin ninguna experiencia en la categoría. «Tenemos que montar un puzzle, pero nos faltan piezas —explica el entrenador—. Algunas las tenemos repetidas y otras son de otro puzzle. Conseguir que todo se amolde a lo que queríamos, teniendo perfiles muy iguales y otros muy diferentes, es lo que nos ha llevado a este mal inicio».

Deseo en forma de fichajes

Actualmente, el ADT cuenta tan solo con ocho fichas del primer equipo y, para poder sumar en el día a día, Padín cuenta con dos jugadores del B y tres júniors que entrenan en la dinámica del primer equipo. Es por ello que para dar otro paso hacia adelante, Padín ya ha hecho su carta a los Reyes Magos en forma de fichajes. Sus deseos, un base y un hombre que revolucione el juego exterior del equipo.

Hasta saber si esas nuevas piezas llegan o no, los entrenamientos no van a parar estas fiestas en Riu Clar, salvo algunos días para que los jugadores que son de fuera puedan ir a casa. El equipo técnico ha preparado un planning con menor carga de trabajo, pero que sirva para profundizar en aspectos tácticos que no se pueden abordar durante la temporada. A la vuelta espera una de las visitas más difíciles del curso a la pista del Ripollet, líder del grupo con ocho triunfos y dos derrotas. Una prueba de fuego para continuar escapando de la espiral.

Temas

Comentarios

Lea También