Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Atasco en la operación salida del Nou Estadi

El Nàstic todavía debe desprenderse de Elvir Maloku y Rodrigo Cuenca, dos jugadores que no cuentan para Xavi Bartolo

Diari de Tarragona

Whatsapp
Elvir Maloku disputa un balón en uno de los clubes en los que ha estado cedido, el HNK Hajduk Split. Foto: sportske.jutarnji.hr

Elvir Maloku disputa un balón en uno de los clubes en los que ha estado cedido, el HNK Hajduk Split. Foto: sportske.jutarnji.hr

Mientras la dirección deportiva del Nàstic sigue rastreando el mercado para completar la plantilla del primer equipo (faltan el delantero centro de referencia y un mediocentro) todavía tiene encima de la mesa la carpeta de las salidas por cerrar. Un asunto que el cuerpo técnico querría haber liquidado para poder trabajar con más comodidad. 

Los dos jugadores que actualmente entrenan con el primer equipo pero saben que no cuentan para Xavi Bartolo son Elvir Maloku y Rodrigo Cuenca. Dos descartes todavía a los que está resultando difícil encontrar destino y siguen ejercitándose con el resto de la plantilla. 

El extremo albano-croata lleva dos cesiones consecutivas desde que llegó en el verano de 2016 en el que Promoesport perdió el norte con la incorporación de varios jugadores demasiado jóvenes y sin experiencia en la competición. Eran tiempos de Vicente Moreno y Maloku tan solo disputó seis encuentros. Tres en liga y tres en Copa del Rey, competición en la que logró su único tanto ante el Rayo Vallecano. En el mercado de invierno se marchó cedido al AEK Larnaca de Chipre. En la isla del Mediterráneo jugó 21 partidos y marcó un gol. Regresó a Tarragona pero ni deshizo las maletas y se marchó al NK Aluminij Kidricevo de la primera eslovena. 20 encuentros y 3 goles es el balance del futbolista de 23 años la pasada temporada en el país báltico. 

La llegada de Xavi Bartolo y su cuerpo técnico le daba una nueva oportunidad para convencerles de que tenía capacidad para jugar en el equipo, ahora que el Nàstic está en una división inferior. Pero ni así. Maloku no tiene cabida en la plantilla y es función de la secretaría técnica y dirección deportiva rescindir el año de contrato que le resta con el club grana o volver a cederlo a un nuevo equipo para no dejarle sin dorsal y apartado.

El caso de Rodrigo Cuenca es similar. El delantero tampoco ha convencido al entrenador ilerdense. Como Maloku no ha participado en los últimos partidos de pretemporada y todo apunta que compartirá el destino del albano-croata: rescisión de los dos años de contrato que le quedan o un nuevo préstamo. 

La historia del delantero guaraní con el Nàstic es difícil de entender. La temporada 2016/17 jugó en el CF Pobla de Mafumet cedido por el Atlético Baleares. Regresó a Palma pero una lesión de rodilla le tuvo apartado casi toda la temporada. Pese a ello, el Nàstic llamó a su puerta y firmó por tres temporadas en 2018. José Antonio Gordillo no le quiso y el club le cedió al Ebro. No fue bien en Zaragoza y en invierno volvía a hacer las maletas para volver al Atlético Baleares para acabar jugando cuatro partidos de liga y dos de play-off. Los equipos comienzan a cerrar sus plantillas y cuanto más se tarde más complicado será encontrar acomodo para los descartados.

Temas

Comentarios

Lea También