Más de Deportes

Deportes Reportaje

CF La Riera, vivero de talento

Fútbol Base. Con una metodología moderna y familiar, el club del Baix Gaià ha llamado la atención de ojeadores de los grandes

Jaume Aparicio

Whatsapp
CF La Riera, vivero de talento

CF La Riera, vivero de talento

Con apenas 1.742 habitantes -según datos del 2020- la Riera de Gaià está demostrando, una vez más, que la producción de talento no entiende de cantidad sino de cualidad. El club de fútbol del municipio, el CF La Riera, se ha convertido en un club referente en la formación de jóvenes. Una entidad que llama la atención por su trato familiar en todo su fútbol base que no riñe con una extraordinaria capacidad para educar el talento y exportarlo a los mejores clubes de la demarcación y de Catalunya. En estos momentos de su campo municipal han salido dos jugadores residentes en La Masia del FC Barcelona (Pol Lecha y Yeray Valencia), tres en el Nàstic (Pau Navarro, Álvaro Escudero y Izan Castellanos) y otros dos en el Fundació Fútbol Base Reus (Arnau Bria y Alex Callejo).

«Tenemos claro la filosofía del club en las categorías inferiores. Nuestra principal motivación es el aprendizaje de los niños y niñas. Les enseñamos a jugar al fútbol, con un fútbol alegre, pero ante todo la importancia de que todos participen del juego como un equipo», explica Jaume Recasens, coordinador del fútbol base de la entidad.

Recasens sabe bien de lo que habla. Lleva en el club desde los 15 años. Llegó al primer equipo pero el año pasado decidió colgar las botas y centrarse en la etapa formativa de los jugadores de la entidad. La competición es importante pero «nuestra prioridad es la formación y ser conscientes del peso que tienen los entrenadores en la educación de los chicos», señala el coordinador.

No obstante, ese mimo también da sus frutos competitivos. Así de los 12 equipos que tiene la entidad el Benjamín disputa la competición preferente, la máxima categoría. Y no lo están haciendo nada mal. A falta de cinco jornadas ocupan la quinta posición.

El trabajo de La Riera ha hecho que figure dentro de la red de  ojeadores nacionales. «Cuando un niño destaca un poco los clubes importantes lo detectan al momento. Lo siguen y si da el perfil se lo llevan», explica Jaume Recasens. Un procedimiento que forma parte de la estructura del fútbol actual y que cuando se produce causa satisfacción entre los formadores. «Si dan el salto es un orgullo para nosotros y un premio para el niño», cuenta el coordinador que sueña con que alguno de ellos llegue a lo más alto y «se acuerde de la familia de la Riera».

Temas

Comentarios

Lea También