Más de Deportes

Carnaval en el Carranza (Previa Cádiz-CF Reus)

El Reus visita este domingo al Cádiz obligado a sumar en un escenario histórico (16 horas)

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Carnaval en el Carranza (Previa Cádiz-CF Reus)

Carnaval en el Carranza (Previa Cádiz-CF Reus)

Día señalado en la mente de cualquier futbolista del Reus. Cádiz no es cualquier cosa. Es una plaza apetecible para exhibir virtudes. Es como ponerse ante los focos de la Pasarela Cibeles. Si luces en el Carranza la puerta del futuro se abre, aunque el Reus debe pensar y está obligado a hacerlo en colectivo. Necesita puntuar en ese escenario histórico, ante 15.000 hinchas amarillos, para superar una derrota sospechosa en Soria. Sólo hace siete días.
El rival, instalado en la poltrona de la categoría, con la Primera División acariciándole la barbilla, acude a la cita con una sensación parecida. Algo más enrabietado. Cayó en el suspiro final en Getafe y señaló a la inclemencia arbitral como culpable. Sus gentes protestarán antes del partido. Quien no llora no mama, piensan por el Carranza.
Natxo y el Reus se presentan en el partido con Máyor y Chrisantus todavía en la enfermería. Habrá que esperar sobre posibles modificaciones. El diseño, el plan del partido, sólo se encuentra en la mente del técnico. González podría optar por mantener el dibujo o cambiar a la variante de los tres centrocampistas y los tres pequeños arriba. Son ideas, al fin y al cabo. Todo dependerá de la entereza de sus futbolistas para dar respuesta a la exigencia de un partido de máximo rigor.
El tropiezo de hace siete días no limita el equilibrio de Natxo, que comentó que «fuimos inferiores y lo reconocimos. Jugamos nuestro peor partido. En todo caso, nos encontramos en un proceso natural por el que pasan todos los equipos, así que debemos buscar las soluciones para volver a hallar nuestro juego».
Cervera y Ortuño
Álvaro Cervera ha jugado al despiste durante la semana con dos de sus jugadores claves. El delantero goleador Ortuño solamente ha podido completar un par de entrenamientos, aunque ocupará lugar en el once como jugador franquicia de este equipo. Garrido, el pivote defensivo, se mantiene como seria duda. Cervera no ha querido descartarle porque conoce su importancia crucial, aunque parece difícil que pueda llegar a plenitud de condiciones. Veremos.
n n n
mlibiano@diaridetarragona.com

Día señalado en la mente de cualquier futbolista del Reus. Cádiz no es cualquier cosa. Es una plaza apetecible para exhibir virtudes. Es como ponerse ante los focos de la Pasarela Cibeles. Si luces en el Carranza la puerta del futuro se abre, aunque el Reus debe pensar y está obligado a hacerlo en colectivo. Necesita puntuar en ese escenario histórico, ante 15.000 hinchas amarillos, para superar una derrota sospechosa en Soria. Sólo hace siete días.

El rival, instalado en la poltrona de la categoría, con la Primera División acariciándole la barbilla, acude a la cita con una sensación parecida. Algo más enrabietado. Cayó en el suspiro final en Getafe y señaló a la inclemencia arbitral como culpable. Sus gentes protestarán antes del partido. Quien no llora no mama, piensan por el Carranza.

Natxo y el Reus se presentan en el partido con Máyor y Chrisantus todavía en la enfermería. Habrá que esperar sobre posibles modificaciones. El diseño, el plan del partido, sólo se encuentra en la mente del técnico. González podría optar por mantener el dibujo o cambiar a la variante de los tres centrocampistas y los tres pequeños arriba. Son ideas, al fin y al cabo. Todo dependerá de la entereza de sus futbolistas para dar respuesta a la exigencia de un partido de máximo rigor.

El tropiezo de hace siete días no limita el equilibrio de Natxo, que comentó que «fuimos inferiores y lo reconocimos. Jugamos nuestro peor partido. En todo caso, nos encontramos en un proceso natural por el que pasan todos los equipos, así que debemos buscar las soluciones para volver a hallar nuestro juego».

Cervera y Ortuño

Álvaro Cervera ha jugado al despiste durante la semana con dos de sus jugadores claves. El delantero goleador Ortuño solamente ha podido completar un par de entrenamientos, aunque ocupará lugar en el once como jugador franquicia de este equipo. Garrido, el pivote defensivo, se mantiene como seria duda. Cervera no ha querido descartarle porque conoce su importancia crucial, aunque parece difícil que pueda llegar a plenitud de condiciones. Veremos.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También