Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes El equipo azulgrana estaba desvinculado de este tema

Cheikh Saad, ilusionado con su nueva etapa en el FC Ascó

Tras jugar con el Eldense, donde denunció a varios compañeros en los medios por un presunto amaño en el encuentro contra el Barça B (12-0)

V.Maigí

Whatsapp
En la imagen el nuevo jugador del FC Ascó, Cheikh Saad. Foto: Joan Revillas

En la imagen el nuevo jugador del FC Ascó, Cheikh Saad. Foto: Joan Revillas

Cheikh Saad llegó a España junto a su familia procedente de su Mauritania natal, cuando sólo tenía dos años. El primer destino, buscando una vida mejor, fue Roquetas de Mar (Almería), y posteriormente se marcharon a Lleida. Desde pequeño, el nuevo delantero del FC Ascó, de 26 años, empezó a darle las primeras patadas al balón, y con el transcurso del tiempo fue pasando por equipos como Lleida, Yeclano, San Roque de Lepe, Monzón, Binéfar y Tamarite, entre otros, acumulando también alguna experiencia fuera del país. 


El año pasado, Cheikh jugó con el Eldense, donde vivió, según explica, «la peor situación en la que uno se puede encontrar. Fue una mala experiencia, porque algunas personas me decepcionaron». El joven futbolista africano denunció a los medios el caso de  un supuesto amaño de partido en el que se vio implicado su club por aquel entonces. Llamó la atención el choque que el Eldense perdió (12-0) ante el Barça B (equipo totalmente desvinculado del tema), y que Cheikh no jugó: «al acabar el encuentro me enteré de que algunos compañeros habían ‘vendido’ el partido, y lo comenté a otros jugadores y a la junta directiva. Las apuestas son siempre un enorme problema, porque significan la tentación de conseguir dinero de manera fácil». 


Tanto afectó aquella situación al Eldense, que explica que «incluso los compañeros que no sabían nada de esto están teniendo problemas para encontrar equipos de Segunda B que les quieran». A pesar de todo, se muestra convencido de que «el Eldense recuperará el prestigio perdido. Este año se están haciendo las cosas bien».


Una vez superado aquel mal trago, no tiene ganas de mirar al pasado y sí al futuro que le ofrece su nuevo equipo: «vivo cerca de Ascó y conozco a algunos jugadores de anteriores etapas». El acuerdo es por una temporada y él mismo cuenta que puede aportar «ayuda en la salida del balón, fijar a los centrales y marcar goles». Cheikh dará lo mejor de sí mismo para ayudar al equipo a ocupar uno de los puestos de play off de ascenso, aunque «será complicado, porque tendremos rivales muy destacados». Para que todo salga como esperan él y el resto de jugadores, «tendremos que trabajar al máximo desde el primer día. Espero que la afición esté con nosotros también».


Cheikh buscará en Ascó la estabilidad que no ha encontrado en otros sitios: «estoy cansado de ir por el mundo», explica el africano, que reside en Lleida con su mujer y su pequeño de tres años: «nuestra familias también viven allí», apunta. 


En esta nueva aventura con el equipo de la Ribera d’Ebre, será importante para él la figura de su entrenador Santi Castillejo: «me ha transmitido tranquilidad y confianza. Poco a poco iré conociendo a toda la plantilla». Respecto a su nuevo fichaje, el preparador riojano afirma que «tiene que ser importante por su físico y su trayectoria. El año pasado nos faltó ese jugador referencia, sobre todo en campos pequeños, y Cheikh nos aportará sus cualidades físicas y gol; esperamos aprovechar su envergadura». 


Fuera del campo    
Cheikh siempre se ha dedicado al fútbol profesionalmente, pero  este año «algo cambiará, porque me gustaría compaginarlo con los estudios». Además, espera tener tiempo para practicar hobbies tales como el pádel, el cine y la lectura, mientras ve crecer a su hijo «mi mayor afición en estos momentos es disfrutar de él». 

Temas

  • fútbol

Comentarios

Lea También