Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Corazón croata con acento bonaerense

La familia Bulat de Salou, con raíces en Croacia y Argentina, vivió con resignación la derrota de la selección balcánica en la final

Iván Alcalá Rubio

Whatsapp
Jan, Elena, Andrea y Sergio siguieron con resignación la final del Mundial. FOTO: Joan Revillas

Jan, Elena, Andrea y Sergio siguieron con resignación la final del Mundial. FOTO: Joan Revillas

Sergio Bulat vivió el partido de la fase de grupos entre Croacia y Argentina atabiado con la camiseta albiceleste, pero con su pasaporte croata en el bolsillo. «La ilusión duró poco con Argentina. Ya sabíamos que con este entrenador no íbamos a llegar lejos», admite. Con España ‘ko’ también de forma prematura, los ajedrezados les han dado a su familia una segunda oportunidad para vibrar con el Mundial de Rusia.

El padre de Sergio, Gajo Bulat, era natural de Sinj, a unos 40 kilómetros de Split. En los años 60 emigró a Argentina huyendo de la extinta Yugoslavia, como ya habían hecho antes sus padres y su hermana. En Buenos Aires, donde se mantiene una importante comunidad croata, conoció a Elena, que se convirtió en su mujer durante 55 años.

Ahora Elena se encuentra de visita con la familia en Salou. Junto a su hijo Sergio, sus nietos, Jan y Alen, y su nuera, Andrea, se encarga de que las raíces croatas se mantengan bien vivas. La final del Mundial es la ocasión perfecta para reunirse y lucir colores. 

Otro compatriota argentino, el árbitro Néstor Pitana, les empieza a amargar el partido con el VAR. Pita penalti a Perisic. «¡Conchudo!», le gritan a la pantalla. Les va a tocar volver a ver perder a su selección. Esta vez no podrán brindar con marrasquino, su licor croata preferido. Aun así, Modric, Rakitic y compañía les auguran nuevas alegrías a la familia Bulat.

Temas

Comentarios

Lea También