Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes FÚTBOL

Cuestión de supervivencia

El Nàstic visita este domingo, a las 12.00 horas, el Municipal de Anduva con la necesidad de lograr el primer triunfo del curso ante un Mirandés en horas bajas

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Cuestión de supervivencia

Cuestión de supervivencia

El Nàstic visita Anduva con el agua al cuello. Cada jornada que pasa sin encontrar la primera victoria, y ya van 12, hace que la orilla se aleje más y más. Dicen que cuando el final acecha, el cuerpo responde de una manera prodigiosa. Los límites humanos se sobrepasan por el instinto de supervivencia. A él deberá apelar el conjunto de Vicente Moreno. Superar sus miedos y responder con un triunfo de subsistencia que le inyecte autoestima y le haga ver la línea de costa.
La plantilla grana cuenta con un elemento a su favor. La gente. En pocos clubes encontrarían un apoyo tan incondicional. La grada del Nou Estadi sólo pide una cosa, y eso sí es innegociable, que se dejen la piel en el campo. Ante el Mallorca la hinchada agradeció la actitud de los suyos con aplausos, pese al empate. El colegiado De la Fuente Ramos cargó con toda la culpa, su actitud ayudó a ello, y ayudó a hacer más fuerte la unión grada-equipo. También dentro del vestuario. Nada mejor que un enemigo externo para fraguar alianzas.
Antes de perder a Dimitrievski, Djetei, Kakabadze y Madinda por las convocatorias internacionales, Vicente Moreno podrá contar con ellos de cara al partido en Anduva. No tendrá a su disposición ni a Lopo, sancionado con cuatro partidos, los mismos que Manolo Reina, lesionado, ni tampoco con Sergio Tejera, que el domingo pasado vio la quinta amarilla. José Carlos sigue en el dique seco por sus eternos problemas físicos. Moreno sí recupera a Gerard Valentín y Molina, ambos sancionados la pasada jornada, y a Elvir Maloku.
En Anduva, un estadio complicado pero en el que el Nàstic encontró la victoria el curso pasado (0-1), espera un Mirandés en horas bajas. Su octubre ha sido peor que el grana, que ya es decir. Ha sumado dos empates y tres derrotas. Además, lleva tres semanas sin anotar un solo gol. Como local, sólo ha ganado en tres de los seis partidos que ha jugado, perdiendo el último disputado en su estadio contra el Levante por 0-3. El sistema 3-4-3 de Carlos Terrazas está en discusión entre la afición rojilla, aunque el manager vasco no parece que vaya a cambiarlo para remontar el vuelo.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También