Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

De la visita de Alberto de Mónaco a los últimos detalles del Anillo Mediterráneo

El Diari pasa el día con el máximo responsable de los Juegos, Javier Villamayor. Mil llamadas, visitas a sedes, reuniones y la presencia del príncipe centraron su intensa actividad   

Octavi Saumell

Whatsapp
Alberto de Mónaco, en el centro, ayer tras la reunión con los responsables de los Juegos. FOTO: Tarragona 2018

Alberto de Mónaco, en el centro, ayer tras la reunión con los responsables de los Juegos. FOTO: Tarragona 2018

La presencia del Príncipe Alberto de Mónaco fue ayer el plato fuerte de la quinta jornada de los Juegos Mediterráneos. El también presidente del Comité Olímpico del principado presenció en el pabellón Joana Ballart de Valls el inicio de la competición de tenis de mesa de la representante monegasca, Xiaoxin Yang.

En la capital del Alt Camp, el alcalde Josep Fèlix Ballesteros y el concejal responsable del evento, Javier Villamayor, tuvieron tiempo para reunirse con el príncipe. En el emplazamiento vallense también hizo acto de presencia el entrenador del CBT, Berni Álvarez, quien coordina cinco competiciones.

Javier Villamayor, saludando al director general adjunto del Comité Olímpico, Pere Miró.
 

«Alberto de Mónaco nos ha explicado que quería venir a la inauguración, pero que al final no pudo por temas de agenda. También nos ha comentado que tienen buenas expectativas deportivas, y que la delegación está contenta con los Juegos» remarcó el edil responsable del evento, Javier Villamayor.  

Precisamente, el Diari pasó el día de ayer acompañando a Villamayor, quien junto a los otros responsables instituciones tuvo que ajustar su agenda a última hora por la presencia del líder monegasco, anunciada el lunes por la noche. El Ayuntamiento de Valls, de hecho, no tuvo conocimiento de la visita hasta ayer mismo por la mañana.  

La jornada estuvo marcada por el atropello del joven de cinco años en Salou. Por ello, la primera parada del día de Villamayor fue al Hospital Joan XXIII. Numerosas fueron las llamadas que se realizaron para seguir la evolución del joven.

Posteriormente, el edil se trasladó a las instalaciones del Club Tennis Tarragona, donde se inició una competición en la que también se había rumoreado la presencia del príncipe monegasco. «Hemos estado con el presidente del club y el director de la instalación para corroborar que el dispositivo de control y de acceso funciona con normalidad» remarcó Villamayor, quien destacó la presencia de 80 voluntarios en el recinto. 

Reus, Valls y visita en el Anillo

Pasadas las 11.30 horas llega el momento de desplazarse a la capital del Alt Camp. Durante ese trayecto se realizan nuevas llamadas de coordinación, mientras que es el momento de hacer las primeras valoraciones tras más de cuatro días de competiciones.

«El triatlón de Altafulla funcionó muy bien, como la vela. Ahora es el momento para hacer un sprint y movilizar la gente para las competiciones de balonmano y de voleibol. Creemos que la coincidencia con la festividad de Sant Joan nos ha perjudicado» indicaba. 

Visita al Club Tennis Tarragona.

Pasadas las 13 horas, Villamayor acude a su despacho del Ayuntamiento de la Plaça de la Font para contestar mails y mantener nuevas reuniones. También es un momento para seguir la polémica de los jueces de lucha, que están en huelga. 

Villamayor se dirige a las 15 horas a la Villa Mediterránea, donde  el príncipe de Mónaco almuerza con la delegación de su país y, después, mantiene una reunión de 45 minutos con el presidente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos, Amar Addadi.

En el encuentro también asisten el presidente del COE, Alejandro Blanco; el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros; además del propio Villamayor. «Hemos hablado de la evolución de los Juegos, de la presencia de Portugal como país invitado y de la importancia del deporte para los países mediterráneos» aseguró el edil. 

A las cuatro de la tarde llega la primera visita al Anillo, donde se ultiman los detalles para el inicio del atletismo y el waterpolo. La zona del tiro de arco debe retirarse, mientras que la piscina está en obras para adaptarse a las dimensiones del nuevo deporte. «Hoy es un día de impasse, ya que no hay competiciones.

El esfuerzo operativo y logístico es importante, pero era necesario para minimizar el impacto en nuevas instalaciones» afirmó Villamayor mientras hablaba con los responsable del espacio.

La siguiente parada, a las 17.30 horas, fue el pabellón olímpico de Reus, que presentaba una buena entrada para ver la competición de gimnasia. «Hay un equipo de profesionales con experiencia, de primera linea» resaltaba el concejal en referencia a la organización del Baix Camp. 

Finalmente, ya a las siete de la tarde, Villamayor volvió al Anillo, donde junto al alcalde realizó una visita guiada para mostrar el equipamiento al director general adjunto del Comité Olímpico Internacional, Pere Miró. De esta forma se ponía el punto y final a una jornada que sirvió para llegar al ecuador de la competición.

«Son días intensos y cansados, pero la gran actividad y las visitas que recibimos nos demuestran el gran interés que generan los Juegos» afirmó Villamayor, quien se muestra «optimista» de cara a la recta final del evento... pese a no haber ni comido.  

Temas

Comentarios

Lea También