Más de Deportes

Deportes Atletismo

Debut olímpico

Marta Galimany, de 35 años, disputará el próximo mes de agosto sus primeros Juegos Olímpicos en Tokio

Andrea García

Whatsapp
Marta Galimany formará parte de la selección española en los Juegos Olímpicos de Tokio

Marta Galimany formará parte de la selección española en los Juegos Olímpicos de Tokio

Llegar a competir en unos Juegos Olímpicos es el sueño de cualquier deportista, un sueño que Marta Galimany podrá cumplir dentro de muy pocos días. A sus 35 años, la de Valls se convertirá en atleta olímpica tras lograr la mínima de maratón en Sevilla en febrero de 2020. Galimany ha sido capaz de conservar su plaza un año después de haber aplazado las olimpiadas por el Covid-19, y ahora asegura que llega a la prueba con mucha ilusión y «en mi mejor estado físico». 
Des de pequeña sus padres le inculcaron una vida activa, «pero siempre pensando en divertirme y sin ningún tipo de presión». Su primer contacto con el deporte fue jugando al baloncesto, y no fue hasta los 20 años cuando descubrió el mundo del running: «Podía practicarlo sin depender de otra gente y eso me gustaba». 
Los resultados no tardaron en llegar para Marta: «Año tras año fui mejorando mi rendimiento. Me fui encontrando con marcas interesantes que me permitían ir a campeonatos, y cada vez me fui marcando objetivos más difíciles». Las ganas de superarse a sí misma llevaron a Galimany a proclamarse ganadora del Campeonato de Catalunya Absoluto en 2017. El año siguiente, la atleta se hizo con el primer puesto de la media maratón de Valencia, quedándose tan sólo a seis segundos de batir el récord de España femenino. También en 2018 fue segunda en la media maratón de los Juegos del Mediterráneo, disputados en Tarragona, y en el año 2019 terminó 16ª en el maratón Mundial de Atletismo de Doha, donde el 37% de los participantes abandonó: «Tengo un recuerdo muy fuerte del mundial de Doha. Por las condiciones extremas de calor y humedad fue una carrera realmente dura y la viví muy intensamente. Fue un gran esfuerzo y una gran satisfacción llegar a cruzar la línea de meta». 
Pero sus logros no terminan aquí, y es que en 2020 fue la primera clasificada del Campeonato de España de Maratón absoluto, celebrado en Sevilla el 23 de febrero. Galimany logró terminar la prueba con un tiempo de 2 horas, 29 minutos y 2 segundos, superando así la mínima olímpica de 2:29:30 y haciéndose con una plaza para las Olimpiadas de Tokio 2020. Marta aseguraba que «en maratón los objetivos son bastante complicados, pero siempre hay oportunidad de competir. Conseguir la medalla sería soñar muy alto». No obstante, la pandemia obligó a aplazar el evento. 
Ni si quiera la cuarentena frenó a Galimany a la hora de entrenar: «El año 2020 fue de adaptarnos a lo que iba sucediendo. No es lo mismo entrenar en casa con una cinta, pero con lo que tenía me iba apañando. Por lo menos al tener la cinta podía mantenerme en forma». Hasta diciembre de 2020 Marta ejercía a media jornada como ambientóloga, aunque desde el pasado mes de enero la vallense ha dedicado el 100% de su tiempo a prepararse para el maratón olímpico. 
La organización de los Juegos Olímpicos anunció recientemente que, debido a las condiciones extremas de calor y humedad que se esperan en Tokio durante los meses de julio y agosto, la prueba de la maratón se trasladaría a la ciudad de Sapporo, situada a 1000 km al norte. Para adaptarse a estas condiciones, Galimany está realizando sus entrenamientos en Amposta, Valls y Tarragona: «Hemos estado haciendo entrenamientos en Tarragona porque creemos que las condiciones serán parecidas a las que pueda haber allí; altas temperaturas de entre 22 y 25 grados y sobre todo mucha humedad». Marta explica que sus entrenamientos son con tiradas largas, a ritmo de maratón y cada vez con más kilometraje, llegando a hacer hasta 190 km en una semana. Además, la vallense ha estado también en Font Romeu y en Soria para realizar entrenamientos en altura. No obstante, la atleta asegura que las semanas que le quedan hasta el 7 de agosto, cuando se dispute la prueba, serán las de más carga de entrenamientos. 

Éstos van a ser los primeros Juegos Olímpicos para Galimany. La catalana asegura que ha vivido el camino con mucha ilusión y muchas ganas. Lejos de querer terminar entre las primeras posiciones, sus objetivos son «correr, leer inteligentemente la carrera, saber encontrar el ritmo que me vaya bien y luchar hasta cruzar la línea de meta. Si sé que lo he dado todo y he luchado cada metro, llegaré satisfecha a la meta. La posición en la que termine será una cosa secundaria». 
La de Valls está convencida que llega en su mejor estado físico, y que no siente ningún tipo de presión: «La presión será más la que me marque yo misma por hacerlo mejor que la que me pueda hacer sentir la gente de mi entorno. Soy feliz mejorando mis marcas y compitiendo conmigo misma. Esperar que me reconozcan desde fuera no es lo que a mí me motiva a seguir». 
Marta viajará a Japón el próximo 29 de julio, juntamente con Elena Loyo y Laura Méndez, y los representantes españoles masculinos Ayad Lamdassem, Javier Guerra y Daniel Mateo. 

Temas

Comentarios

Lea También