Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dejan Lekic, dinamita desde el banquillo

Al serbio le sienta bien salir desde el banquillo. Sus goles le han dado seis puntos al CF Reus

Juanfran Moreno

Whatsapp
Dejan Lekic celebra el gol con sus compañeros. Foto: Alfredo González

Dejan Lekic celebra el gol con sus compañeros. Foto: Alfredo González

La figura de Dejan Lekic está tomando tintes trascendentales para fortuna del CF Reus. El delantero serbio está disfrutando de una eficacia goleadora que impacta. No se encuentra en unas condiciones excelsas a nivel físico, pero su capacidad para generar tangibles es indudable. Es un delantero de área. De los de toda la vida. Balón que tiene, balón que manda a la caja.

Algo ha cambiado en los últimos meses. Lekic ha sabido leer y asimilar su papel en el conjunto rojinegro. De lo que al principio era un mal trago, el serbio ha hecho una ventaja. Ahora, el salir desde el banquillo no supone un problema para el gigante balcánico. Desde el banco analiza y espera pacientemente su entrada. Una vez sale, aprovecha el desgaste al que ha sometido Máyor a los centrales rivales para rematarlos.

No es casualidad que sus dos últimos goles hayan llegado en apenas tres jornadas y ambos saliendo desde el banquillo. Los dos fueron una demostración de que su relación con el gol es sempiterna. Apenas alcanza la media hora de juego en los últimos choques, el plan está totalmente diseñado por López Garai. Prefiere pocos minutos cualitativos, que no muchos intranscendentes.

La realidad es que Dejan Lekic se está erigiendo en un futbolista vital para el CF Reus. Cierto es que no ha encontrado aquella continuidad en su juego que se esperaba, pero su rendimiento está a punto de alcanzar el notable. Además, se le ve totalmente adaptado al vestuario. También siente el cariño de la hinchada. Aquellos que le veían como un nuevo Chrisantus, andan muy lejos de la realidad.

En lo que va de temporada, el delantero serbio acumula 5 goles. El primero llegó en la octava jornada frente a la Cultural Leonesa. Aprovechó un falló de la defensa y el portero leonés para marcar al primer toque y sin oposición. Probablemente, uno de los goles más sencillos de su carrera. Aquel tanto sirvió para que los rojinegros sumaran un punto. Su segunda diana la logró frente al Albacete, en otro gol que sirvió para sumar otro punto más. Control maravilloso y remate de volea colocado al palo derecho de Tomeu Nadal.

Frente al Barça B, en la jornada 17, llegó su gran momento hasta ese día. En el 52’, aprovechó un rechace para darle los tres puntos al conjunto rojinegro. Sus dos últimos goles se remontan a este mes de febrero. Ante el Lorca cerró la goleada de los de Garai con una definición tremendamente práctica al primer toque y frente al Sevilla Atlético abrió la goleada con un control y una volea de quilates.

Goles con un mismo patrón

En total, Lekic ha aportado seis puntos con sus goles. Se dice pronto. De tener el descenso en el cogote, a observarlo con cierta tranquilidad desde los 8 puntos de margen que tiene el CF Reus en la actualidad respecto a la Cultural Leonesa, rival de los rojinegros esta jornada. Además, con su tanto ante el filial hispalense igualó a Gustavo Ledes como máximo goleador del plantel reusense en lo que va de temporada.

Sin embargo, hay otro hecho que destaca y que revela ante el delantero que estamos. Todos los goles de Lekic han tenido un patrón similar. No han superado los dos toques de balón por parte del serbio. Ante la Cultural Leonesa, el Barça B y el Lorca al primer toque. Frente a Albacete y Sevilla Atlético, control y volea pegada al palo. Un nueve a la antigua usanza. De esos que primero golpea y luego analiza. Todo instinto.

Temas

Comentarios

Lea También