Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Anillo Olímpico se pone a punto

Los últimos preparativos antes de los Juegos ya se realizan en el Anillo Mediterráneo de Camp Clar. La pista de atletismo, la piscina olímpica y el Palau d’Esports sufren los últimos retoques antes de acoger las pruebas deportivas

Juanfran Moreno

Whatsapp
FOTO: Pere Ferré

FOTO: Pere Ferré

Uno entra en el Anillo Mediterráneo previo paso por la seguridad y ya siente ese cosquilleo de las grandes citas. Ni siquiera han comenzado los Juegos Mediterráneos y el ambiente que se respira en Camp Clar es imponente.

También da la sensación acertada de que resta poco tiempo para que una de las competiciones polideportivas más importantes a nivel polideportivo de el pistoletazo de salida.

FOTO: Pere Ferré

El ajetreo de personas que hay dentro del Anillo es importante. Es lógico, el tiempo aprieta y los últimos retoques se realizan con presura. Nada debe fallar. Todo debe estar bajo control. Los operarios no dan sensación de excesiva alarma. En todo caso es normal saben que todo está encaminado a no fallar. Lo que se está realizando es cuidar los últimos detalles. Más estéticos que otra cosa. Se colocan los elementos decorativos en la pista de atletismo, se limpia la piscina olímpica, el lago…

FOTO: Pere Ferré

Además, también se descargan el material de las pruebas de atletismo que llegan en grandes cajas. Para ello, los camiones entran y salen del recinto de manera constante. Bicicletas estáticas, cintas de correr, vallas, tacos de salida… Todos impecables y con la homologación de la IAAF.

No obstante, no podría ser de otra manera, una prueba de tal calibre debe contar con los materiales más sofisticados para que los deportistas exploten al máximo sus virtudes competitivas.

FOTO: Pere Ferré

El Palau d’Esports casi listo

El Palau d’Esports, al que no se puede acceder todavía por motivos de privacidad, también está en pleno movimiento. Los operarios trabajan a destajo. En este caso, el tiempo todavía se echa más encima. Hay que recordar que mañana se celebra la inauguración de este espectacular pabellón. Desde fuera impone, dentro debe ser otro nivel.

Más allá de todo el material deportivo, también se últimas los preparativos de las instalaciones destinadas a hacer los largos días de competición más llevaderos. Por ejemplo, ya hay totalmente instalada una zona habilitada para que los espectadores puedan tomar algo en chiringuito colocado en la rampa de la entrada del Anillo. También se última la colocación de los lavabos portátiles.

FOTO: Pere Ferré

En definitiva, el ambiente del Anillo Mediterráneo transita sobre la tranquilidad. Los últimos preparativos se realizan con presura, pero sin agonía. El trabajo duro ya está rematado. La cuenta atrás ha empezado, los Juegos Mediterráneos Tarragona 2018 ya están aquí. En el Anillo de Camp Clar se comienza a ser consciente de ello. 

Temas

Comentarios

Lea También