Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Barça-Madrid, al miércoles 18 de diciembre

El Comité de Competición de la Federación rechazó invertir el orden de campos y retrasó el primer clásico de la temporada en el Camp Nou a una fecha que coincide con Copa del Rey

AMADOR GÓMEZ

Whatsapp
Carles Perez, Artur Mello, Arturo Vidal y Carles Aleñà, durante el entrenamiento de este jueves. FOTO: EFE

Carles Perez, Artur Mello, Arturo Vidal y Carles Aleñà, durante el entrenamiento de este jueves. FOTO: EFE

El primer clásico de la temporada entre el Barcelona y el Real Madrid que se disputará en el Camp Nou no se jugará el próximo sábado día 26 por motivos de seguridad, sino que se aplazará al miércoles 18 de diciembre, según decidió ayer el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (FEF). El Comité rechazó la solicitud de LaLiga de invertir el orden de campos de los clásicos e impuso que se retrase casi dos meses el Barça-Madrid, después de estudiar las alegaciones presentadas por ambos clubes, que se negaban a enfrentarse el 26 en el Bernabéu, como quería el organismo presidido por Javier Tebas.

La convulsa situación en Catalunya y el clima de tensión que se vive, sobre todo en Barcelona, ha obligado a un aplazamiento aceptado tanto por el club azulgrana como por el blanco en el caso de no poder garantizarse la seguridad el día 26 del presente mes, cuando está convocada en la ciudad condal la gran manifestación de protesta contra la sentencia del Procés.

El duelo entre el Barça y el Real Madrid correspondiente a la décima jornada de Liga, calificado «de alto riesgo» por la Comisión Antiviolencia, coincidirá por tanto con la primera eliminatoria de la Copa del Rey, en la que debutarán los equipos de Primera pero de la que están exentos los dos colosos del fútbol español, al igual que el Atlético de Madrid y el Valencia, ya que estos cuatro disputarán la Supercopa de España en enero.

El Comité de Competición, reunido ayer por vía telemática, también barajó el 4 de diciembre para el clásico del Camp Nou durante una semana libre en el calendario, pero finalmente se decantó por el 18 de diciembre, precisamente la fecha a la que se oponía Javier Tebas. «El 18 de diciembre no puede ser, porque hay Copa del Rey ese día. Si ha quedado desierto el concurso (de televisión) de Copa, si encima le ponen el clásico, va a quedar superdesierto. Ese día no puede ser. Habrá que sentarse y establecer qué fecha», insistió por la mañana el presidente de LaLiga.

A última hora de la noche se anunciaba de forma oficial un aplazamiento que, por causas «de fuerza mayor», era inevitable, con la esperanza de que en el mes de diciembre se calme el ambiente de crispación social y política y de violencia que ha provocado la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado a los líderes independentistas.

El Gobierno también abogó desde el primer momento por el aplazamiento del choque entre los eternos rivales, al no considerar «razonable» que se disputase el día 26 en el estadio azulgrana, aunque el presidente de la FEF, Luis Rubiales, defendió la independencia de Competición para tomar una decisión y negó que el Ejecutivo en funciones hubiese presionados. «El Gobierno no nos ha llamado ni nos ha pedido una cosa u otra», aseguró.

Temas

Comentarios

Lea También