Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CBT asalta la muralla de Ávila (61-67)

El equipo de Berni Álvarez es el primero que gana en la pista del Óbila

Jaume Aparicio López

Whatsapp
Jugadores del CBT y del Ávila luchan por controlar un balón, en el duelo disputado ayer.  Foto: Diario de Ávila

Jugadores del CBT y del Ávila luchan por controlar un balón, en el duelo disputado ayer. Foto: Diario de Ávila

Nadie había ganado en Ávila en toda la competición, hasta que llegó el CBT. Los de Berni Álvarez asaltaron la pista del CD Óbila, segundo clasificado, y se llevaron un triunfo de prestigio para consolidar sus opciones de play-off.

Lo decía Berni Álvarez en la previa, si había un momento para ganar al Óbila era éste. Los abulenses llegaban tocados tras caer en Alicantepo r 39 puntos y en con mala dinámica. Una ocasión de oro que el CBT aprovechó para llevarse el triunfo de Ávila.

Berni Álvarez pudo finalmente contar con Orion y Miquel Salvó. Recuperados de sus molestias físicas, ambos salieron en el quinteto inicial y jugaron un papel importante desde el exterior.

Concienzados de los puntos débiles del rival, los azulados se aplicaron con acierto en los primeros minutos. Frenaron el juego abulense con una defensa intensa. En ataque se movieron bien, pero sin acierto.

El cuarto se fue igualando con el paso de los minutos. También el marcador. Una pérdida de Jamal permitió al CD Óbila ponerse por delante a cuatro minutos del final del primer cuarto. El CBT trabajó bien el rebote en estos minutos iniciales con Ferran Torres y Miquel Salvó haciéndose los dueños de la pintura. Ya lo había advertido el técnico cebetista en la previa la importancia del dominio del rebote para tener opciones de triunfo. Sus pupilos cumplieron en ataque, sufriendo más en defensa para cerrarlo.

El segundo cuarto arrancó aún mejor para los intereses tarraconenses. Con un parcial de 0-7 que abrió hueco hasta los diez puntos arriba para el CBT. La defensa del equipo de Berni seguía martirizando a los locales. Sólo Lobo consiguió dar un respiro a los abulenses con un triple, al que respondió Orion para situar el marcador en la diferencia de 10 puntos.

Un triple de Marc Giménez a tres minutos y medio para el final del cuarto aventajó aún más al equipo cebetista en el eletrónico hasta los 11 puntos, después de un intercambio de canastas.

 

Victoria al descanso

El equipo tarraconenses perdió la concentración en los dos últimos minutos. Crecieron las dudas y Berni tuvo que pedir un tiempo muerto para impedir que la ventaja se diluyera. Le fue bien, ya que Miquel Salvó clavó el triple en el último segundo que dejó el marcador en 24-34 al descanso.

La ansiedad por el mal momento que atraviesa el cuadro castellano-leonés también jugó su papel. El 2 de 20 en triples ponían en evidencia el desacierto que vive el Óbila en estas alturas de la temporada. Lo aprovechó el CBT para arrancar con un parcial de 3-8, a mediados del tercer cuarto, gracias a las canastas de Marc Giménez y Orion, que ponía el 27-42 en ele electrónio. El pívot norteamericano se mostraba cómodo en el tiro y lideraba al equipo en la anotación y en el rebote.

El CBT tenía bastante controlado el partido. Anotaba con facilidad pero perdió una pizca de agresividad defensiva. No dejo pasar la ocasión el Óbila que se fue reponiendo con Marzo y un Brandon que se hacía fuerte en el poste bajo (32-45). El equipo de Berni cayó en las redes locales que lograron recortar la diferencia azulada hasta los 9 puntos antes de arrancar el último cuarto (41-50).

No empezó bien el último parcial. El nerviosismo cambió de bando para atenazar las muñecas tarraconenses. El equipo se tranquilizó desde la pintura con Ferran Torres erigiéndose como un titán. Recuperaron la barrera de los diez puntos a falta de ocho minutos (44-56) que aserenó el ritmo del choque.

Los triples eran la única herramienta que les quedaba a los abulenses y tiraron de él para no dar el partido por perdido (50-58 a falta de cinco minutos) y generar dudas en las filas cebetistas. Cayó la agresividad y ofrecieron facilidades a los locales para entrar a los minutos finales con opciones de darle la vuelta al choque.

Además, la dinámica de los castellanos era mejor. Más enchufados y decididos. A falta de tres minutos toda la diferencia se había evaporado (57-58). Los errores en los tiros libres azulados pesaban como una losa. Hasta que apareció Miquel Salvó con dos triples que aseguraba el triunfo para el CBT.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También