Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El FS Salou cumplirá su séptima temporada consecutiva en 2ªB

Fútbol sala. El conjunto tarraconense finaliza el curso en 11ª posición tras protagonizar una remontada brutal

Jaume Aparicio

Whatsapp
La plantilla del FS Salou tras el encuentro histórico frente al Industrias Santa Coloma de la Copa Catalunya 2019. FOTO: fs salou

La plantilla del FS Salou tras el encuentro histórico frente al Industrias Santa Coloma de la Copa Catalunya 2019. FOTO: fs salou

El FS Salou se consolida como el club de fútbol sala referencia en la provincia. Un equipo establecido de manera constante en las últimas seis temporada en el tercer escalón estatal, la Segunda B. Habrá una séptima. Con la finalización oficial de las competiciones federadas, el conjunto entrenado por Quim Manresa consigue el objetivo fijado a principio de curso: la permanencia.

Un logro conquistado en la pista. Sin echar mano del indulto generalizado. Los salouenses finalizaron en undécima posición del grupo 3 con cuatro puntos de margen sobre el CFS Mar Denia, que cerraba la zona de descenso. «Hemos conseguido lo que buscábamos. Quizás algo más justo de lo que nos hubiera gustado, pero contentos porque cumpliremos la séptima temporada en la categoría siendo el primer equipo de la demarcación en conseguirlo», destaca el presidente de la entidad José María Reyes.

Los chicos de Quim Manresa han protagonizado una remontada espectacular tras un mal inicio. En los primeros diez partidos solo sumaban cuatro puntos y eran firmes candidatos para el descenso.

«Habíamos competido muy bien durante la pretemporada. Alcanzamos la Final a Cuatro de la Copa Catalunya, compitiéndole al Industrias Santa Coloma de la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS). Pero luego, no entramos bien en nuestra liga», comenta el dirigente.

Precisamente, ese hito histórico fue lo que, según su propio entrenador, pasó factura al equipo. «Después de vivir tantas emociones positivas en la Lliga Catalana, dando la cara ante un gran rival -perdieron 4-1 frente el que acabó coronándose campeón ante el FC Barcelona-, cuando aparecieron los primeros malos resultados nos pesó psicológicamente», admite Quim Manresa.

La segunda etapa del técnico en Salou no empezaba con buen pie. «Nos costó encontrar la identidad como equipo», reconoce.

 Pero el coraje colectivo y el encaje de los engranajes puestos en marcha por el técnico sacaron al cuadro amarillo del apuro con una racha espectacular. En los siguientes diez encuentros solo dejaron escapar cinco puntos. El modelo de juego daba sus frutos y el conjunto de Manresa asumía incluso la pérdida de uno de sus mejores futbolistas, Carles Saladié que fichaba por el Servigroup Peñíscola, equipo de la Primera División. También Alex Milla abandonaba el FS Salou por motivos personales. La respuesta a las bajas de ambos y a las lesiones que acumulaban otros jugadores, reduciendo el número de efectivos en la plantilla, fue inmejorable. «Todos respondieron perfectamente», destaca Manresa aunque confiesa que «nos ha limitado e impedido quedar en mejor posición en la tabla».

Presencia del filial y Juvenil

Las bajas hicieron que el técnico echara mano del filial y del Juvenil para completar el equipo. La cantera del Salou es prácticamente la única manera de conseguir jugadores de futuro debido al escaso número de equipos de fútbol sala de nivel en la provincia. Después del Salou hay que bajar hasta las últimas plazas de Tercera División para encontrar a otro conjunto de la demarcación, el histórico Laguna CFS de Cambrils que llegó a militar en la División de Plata (Segunda División). La conclusión de la temporada sin descensos permitirá al conjunto cambrilense mantenerse en la cuarta categoría estatal.

«Falta competitividad en la provincia», subraya el presidente José María Reyes. «O nos ‘fabricamos’ nosotros los jugadores o nada», confirma Manresa que enumera las carencias del fútbol sala provincial para poder mejorar el nivel general del territorio.  «Faltan entrenadores titulados de fútbol sala, más equipos en las máximas categorías inferiores, etc.», explica. Solo el Salou dispone del Juvenil en la máxima categoría posible (División de Honor). Categoría que mantendrán por el indulto general, ya que el equipo ocupaba la 15ª posición.

Para el curso que viene se mantiene el mismo objetivo. Una permanencia que llegue cuanto antes. Quim Manresa tiene todos los números para seguir en el banquillo, pero todavía deben sentarse las dos partes a hablar del futuro.

Habrán ‘ascensos’ del filial y del Juvenil al primer equipo, como algún fichaje de la provincia. Movimientos para seguir reforzando al FS Salou como la referencia del fútbol sala en el territorio.

Temas

Comentarios

Lea También