Más de Deportes

El Nàstic pone el candado

Los granas no han encajado ningún gol en los tres partidos ligueros

Juanfran Moreno

Whatsapp
Manu García en el partido frente al Betis Deportivo en el Nou Estadi. FOTO: FABIAN ACIDRES

Manu García en el partido frente al Betis Deportivo en el Nou Estadi. FOTO: FABIAN ACIDRES

«No hay mejor defensa que un buen ataque». Eso decía el general, estratega y filósofo chino Sun Tzu en la obra ‘El Arte de la Guerra’. Una frase utilizada en el contexto bélico, pero que con el paso de los años se terminaría implantando con naturalidad en el fútbol.

Pues bien, si esta frase se le atribuyese al Nàstic de Raül Agné no habría dudas de que los granas tienen uno de los mejores ataques de toda la categoría. Más que nada porque en tres partidos todavía no han encajado gol y las sensaciones defensivas que están transmitiendo son impactantes tanto en la forma como en el fondo.

El conjunto tarraconense es un equipo que no solo puede presumir de no haber recibido un gol en contra, sino que tampoco es que se le hayan generado muchas ocasiones de gol. Se cuentan con los dedos de una mano y eso refleja muy bien el nivel defensivo de la plantilla.

Este Nàstic es un conjunto que defiende de manera coral. Es decir, la responsabilidad en la fase ofensiva no se puede cargar solo sobre la defensa en el buen sentido. Es cierto que la retaguardia no está ofreciendo dudas y todos están a un gran nivel, pero es que en este equipo defienden desde los delanteros hasta los centrales. Además, lo hacen de manera intensa, pero ordenada. Da la sensación de que llevan muchos meses jugando juntos, y en el caso de algunos es cierto, pero la realidad es que estamos en septiembre, pero el equipo defiende ya como en mayo.

La herencia de Toni Seligrat en este sentido es innegable y sería injusto no reconocerlo. El técnico valenciano fue capaz de armar un equipo muy fiable a nivel defensivo. Este Nàstic ha recogido las bases, pero también ha evolucionado. Ahora es un equipo que sigue dominando el repliegue y el bloque medio, pero que también exprime al rival cuando salta a presionarle arriba. Lo incomoda porque los asfixia con una presión colectiva medida en la que no hay pieza que rechine. Eso es fruto de dos aspectos básicos: trabajo y voluntad.

Más allá de que el Nàstic es un equipo que está defendiendo muy bien y lo está haciendo en distintos escenarios, también es una evidencia que ha recuperado la seguridad en la portería.

Manu García, responsable

Manu García es un portero al que le están llegando poco, pero cuando le han llegado ha respondido con firmeza. Un guardameta de equipo grande, de esos que aparecen en ocasiones contadas, pero para ser salvadores. Ya se echaban de menos paradas decisivas en el Nou Estadi porque lo cierto es que en los últimos años solo se paraba lo parable y eso era un hándicap contra el que tenía que pelear el equipo.

El hecho de no haber encajado un gol en las tres primeras jornadas es algo de lo que solo pueden presumir el Nàstic y tres equipos más. Deportivo, Badajoz y Atlético Sanluqueño. Los dos primeros son dos candidatos al ascenso y estar en esta lista ya con ellos es algo que motiva e inyecta moral. Que de 40 equipos solo cuatro tengan la portería imbatida tras tres jornadas habla de la dureza de la categoría y de lo difícil que está logrando este Nàstic.

Ahora el destino le pone al Nàstic una prueba de fuego para confirmar que a nivel defensivo está ya en un nivel excelente. En la cuarta jornada visita al Real Madrid Castilla, uno de los filiales con mayor talento ofensivo y que en el Alfredo Di Stefano ya le endosó cuatro dianas al San Fernando. Es evidente que será un escenario y un rival que van a exigir a los granas como mínimo igualar el nivel defensivo de los tres primeros partidos. No obstante, la confianza del grupo anda por las nubes y no hay reto que les atemorize.

Temas

Comentarios

Lea También