Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic arranca la pretemporada con una victoria de prestigio

El equipo entrenado por Lluís Carreras derrota al Villarreal por 2-0 en el Nou Estadi. Omar Perdomo, uno de los fichajes del verano, y Stephane Emana, autores de los goles

Jaume Aparicio

Whatsapp
nastic 4.jpg

nastic 4.jpg

El Nàstic comienza la pretemporada con buen pie. Los granas han derrotado al Villarreal por 2-0 en el Nou Estadi con goles de Omar Perdomo, en la primera mitad, y Stephane Emana en la segunda. 

El primer partido de pretemporada siempre tiene un aroma especial. Un olor a nuevo envolvente que se intensifica cuantos más novedades haya respecto a la temporada pasada. En el Nastic, el proyecto ha cambiado considerablemente. Partiendo desde el banquillo, ocupado ahora por Lluis Carreras. Con el técnico de Sant Pol han llegado, de momento, siete refuerzos más. 

La atracción del nuevo Nàstic atrajo a unas 3.000 personas al Nou Estadi que disfrutaron de los primeros minutos de cinco de los fichajes. Sólo Barragán y Tete Llorente se quedaron sin jugar.

El rival, el Villarreal, asiduo en las pretemporadas granas adornaba el estreno grana. Recibir a un Primera siempre luce, aunque sea a medio gas. 

Los dos equipos aprovecharon el choque para repartir minutos y empezar a ensamblar las piezas. Queda mucho para el inicio de liga y todavía hay margen de sobra para pruebas de laboratorio.

El Nàstic anduvo con mucho ojo de no perder el orden sobre el terreno de juego. Ni en un entrenamiento puedes dejar campo abierto a jugadores del talento de Soldado, Samu Castillejo, Soriano o Bakambú, por citar a los más sonados de la pléyade de estrellas groguets.

Carreras se desgañitó en ese sentido. Apenas se contuvo en el banco en su primer partido en su estadio y vivió el duelo en la zona técnica, corrigiendo a sus jugadores y trabajando el orden sobre el campo de su 4-3-3. 

El entrenador de Sant Pol dispuso de un primer once con tres fichajes: Mesa, Omar Perdomo y Abraham. El ex del Mirandés formó un sólido mediocentro con Tejera y Zahibo. No pudieron gozar de mucho balón, ya que el equipo de Fran Escribà se adueñó de la posesión. Abraham hizo sus pinitos demostrando que puede hacer olvidar rápido a Mossa, cerca de cerrar su fichaje por el Oviedo.

El mejor debut lo protagonizó Omar Perdomo. Marcar el día del estreno añade un cariz especial a ojos de los seguidores. Anotó el gol tras aprovecharse de un error de Pau, el defensa canterano del Villarreal al que el canario le robó la cartera. Definió tranquilo y seguro ante Andres Fernández con un disparo cruzado.

Los de Escribà no encontraban huecos y escasearon de ocasiones. Un tiro al palo de Sansone fue la única opción clara de batir a Dimitrievski. El Nastic se mantuvo cómodo con la contra. Brugui pudo marcar el segundo antes del descanso pero se topó con el meta.

Los cambios de once abrieron otro partido con las mismas directrices. Un Villarreal con la pólvora de Soldado y Samu Castillejo y un Nàstic veloz en la salida desde atrás para enganchar desprevenido al cuadro castellonense. Lo volvió a coger en una jugada a tres toques que culminó Stephane Emana con un tiro pegado al palo que puso el 2-0 en el marcador. El camerunés reivindicó sus deseos de hacerse un hueco en la plantilla con trabajo y sacrificio. 

No fue el único que quiso demostrar que puede tener sitio en la plantilla. Kakabadze dio detalles de crecimiento y Pol Valentí emuló a su hermano con una carrera por el flanco derecho que hubiera firmado el actual jugador del Deportivo.

Carlos Blanco se presentó al Nou Estadi como un central solvente y con buena salida de balón, mientras que Sandro no dispuso de muchas ocasiones de lucirse. 

El 2-0 final dejó buenas sensaciones y las primeras predicciones. Todas acababan con la misma plegaria: “Sufrir menos que el año pasado”. 

Temas

Comentarios

Lea También