Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic cae eliminado en las semifinales de la Copa Catalunya

Los granas cayeron en los penaltis 3-0 frente a un Vilafranca que fue superior en el partido pese a no ver puerta durante los 90 minutos reglamentarios (0-0)

Juanfran Moreno

Whatsapp
El Nàstic cayó eliminado de la Copa de Catalunya en semifinales ante el Vilafranca.

El Nàstic cayó eliminado de la Copa de Catalunya en semifinales ante el Vilafranca.

El Nàstic no podrá luchar por su cuarta Copa de Catalunya tras caer por tres a cero en los penaltis frente al Vilafranca en las semifinales. Un duro varapalo para un equipo que sigue acumulando capítulos sonrojantes a lo largo de la temporada. 

Se podría decir que a los jugadores granas les faltó la fortuna que sí que tuvó Enrique Martín al llevarse la rifa del partido. Sin embargo, lo cierto es que los penaltis no fueron lanzados de manera eficaz y eso es algo con lo que la fortuna no tiene que ver. 

Lo cierto es que el conjunto grana compareció frente al Vilafranca con cinco canteranos en el once inicial (Pol Domingo, Salva Ferrer, Sandoica, Viti y Guillem Martínez). En el banquillo aguardaban más futbolistas de la pedrera con ganas de seguir picando a la puerta del primer equipo.

El resto del once lo completaban varios futbolistas del primer equipo que no están contando con muchos minutos esta temporada. Los únicos nombres naturales que formaron en el once inicial fueron Tete Morente, que será baja ante el Almería por sanción y Javi Jiménez y Dumitru, dos jugadores que han sido titulares en algún partido con Enrique Martín pero a los que parece que sus flojas actuaciones les van a volver a condenar al banquillo.

Precisamente fue Dumitru el primer protagonista del partido con una gran jugada individual que terminó en córner tras una buena acción del meta local Iván León.

Aquella ocasión de gol grana no fue un preámbulo  acertado de la primera parte porque lo cierto es que en los primeros 45 minutos fue el Vilafranca el equipo que dio más síntomas de dominio.

Sin embargo, no hubo ocasiones de gol reseñables en lo que restó de primera mitad más allá de la de Dumitru. Aunque lo cierto es que el conjunto local mostró más intensidad y metió más miedo en el cuerpo que el Nàstic.

En la segunda mitad, el guion fue muy parecido al de la primera. El conjunto tarraconense entró bien pero con el paso de los minutos se fue diluyendo. El Vilafranca lo aprovechó para imponer su ley y dominar ante un Nàstic que solo podía defenderse. 

Sin embargo, el gol de los locales no llegó y el partido se decidió en la tanda de penaltis. Una lotería en la que el Nàstic no salió agraciado. Se puede decir que los penaltis son mera fortuna, pero lo cierto es que cuando no eres capaz de anotar ninguno de los tres penaltis lanzados hay algo más que fortuna.

Ni Perdomo, ni Dumitru ni Tete Morente fueron capaces de anotar desde los once metros. Todo lo contrario de un Vilafranca que marcó sus tres penas máximas. Para reseñar el hecho de que fallaron tres futbolistas del primer equipo.

Lo cierto es que ayer desaprovecharon una gran oportunidad para reclamar un sitio en el once inicial. Es más, dejaron claro que su nivel ahora mismo está a años luz de lo que necesita el Nàstic para salir de una situación crítica y probablemente muy lejos del nivel de la Segunda División española.

Temas

Comentarios

Lea También