Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Reus Miró, a la final de la Supercopa tras superar al Liceo 4-2

El Reus, con una actuación colectiva formidable, supera a los gallegos y este domingo, a partir de las 20 horas, disputará la gran final

Marc Libiano

Whatsapp
El Reus Miró logró el pase a la final en el pabellón de Les Comes d'Igualada.

El Reus Miró logró el pase a la final en el pabellón de Les Comes d'Igualada.

Álex se inventó una obra de Dalí  los 13 minutos, en medio del incendio, porque el Liceo había impuesto un ritmo escalofriante al juego, arropado a su poder en la rotación. Cuando el Reus necesitaba un respiro, Marc Julià congeló una pelota entre rivales. Con dos maniobras de malabarista equilibró el ataque del Reus y cedió para Àlex, que llegaba, no estaba. Del resto se encargó el osonense. Esquivó a dos enemigos con la estrategia del eslalon, consciente de que su primer paso marca diferencias. Cuando se encontró ante Carles Grau acudió a la tranquilidad. Hipnotizó los sentidos, amagó, y definió por bajo. Un gol de terrible calidad, que impulsó al Reus, más castigado por la ausencia imprevista de César Carballeira.

Antes de la ventaja, el mismo Àlex y Joan Salvat habían amenazado al arco enemigo. No acertaron en dos mano a mano cardíacos ante un rival vertiginoso, poderoso en los duelos físicos, pero algo impreciso. El Deportivo Liceo, renovado por los cuatro costados, se empeñó en acabar antes de lo aconsejable sus ataques. El Reus, en cambio, resultó más cerebral. No tenía demasiada prisa.

Garcia vio como la primera llamada a la segunda línea fructificó, sobre todo con la aportación del precoz Pablo Del Río, un chico de 18 años que ha entrado en la élite con una naturalidad inusual. Parece frágil porque su rostro no impone, pero juega con el cerebro. Es un especialista que patina casi de puntillas y apenas pestañea. En cambio, cada movimiento que realiza ofrece ventaja a sus compañeros. Se mueve bien sin pelota para generar espacios, domina el oficio del interior. En una baldosa se siente feliz. Nájera acompañó con mayor altura que en los últimos días y eso para el Reus se convierte en medicina de futuro.

La resistencia rojinegra y su manejo del marcador no evitaron el equilibrio, lógico entre dos escuadras con objetivos similares. El Liceo se acercó al empate en un último minuto de ida y vuelta, poco gestionado por los protagonistas. Marc Grau mandó una pala al poste de Càndid.

Álex Rodríguez no sólo dispone de las condiciones para erigirse en uno de los elementos más diferenciales del Reus actual. Probablemente es el jugador con más gol del plantel. Al regreso del respiro, en un ataque posicional, sus compañeros le aclararon el espacio para su movimiento preferido, la diagonal hacia el perfil de pala. Amagó con un primer disparo y ejecutó después. No la vio Carles Grau, tapado por un millón de cuerpos. El 2-0 consolidó el aspecto del Reus, que enseñó una personalidad gigante.

La ingenuidad de los dos equipos en la bola parada mantuvo la incertidumbre del resultado hasta que Salvat acabó con maestría una superioridad numérica para el Reus. A los 37 minutos. Oruste fue castigado con una azul inocente y los de Garcia trabajaron el cuatro para tres con solvencia. Salvat lo concretó y el 3-0 obligó a Copa a tomar riesgos. Cuando el Liceo agobió con su exceso de entusiasmo, Ballart sujetó al Reus. Imprescindible para cualquier aspirante a títulos que su arquero alcance la excelencia. Sólo una acción individual de Platero consiguió perforarle.

El Reus defendió el botín golpeando, no se derrotó de miedo ni se aculó entorno a su portería. Julià completó una tarde extraordinaria del equipo con la directa de cada fin de semana. Su nivel de eficacia asombra. Es un artesano delicado, pero demoledor. Ni siquiera la respuesta de Oruste, también de directa, modificó el éxito. El 4-2 llevó al Reus a la final y contiene una dedicatoria indiscutible; César Carballeira.

Ficha Técnica

Reus Deportiu Miró. Ballart, Bancells, Àlex Rodríguez, Marc Julià y Salvat. También jugaron: Tiago Rafael, Nájera y Del Río.

Deportivo Liceo. Carles Grau, Dava Torres, Franco Platero, Roberto Di Benedetto, Marc Grau. También jugaron: Bruno Di Benedetto, Bridge, Oruste y Ciocale.

Árbitros: Mayor y Sánchez. Azul para Maxi Oruste, del Liceo.

Goles: 1-0, Àlex Rodríguez (13’), 2-0, Àlex Rodríguez (27’), 3-0, Salvat (37’). 3-1, Platero (39’). 4-1, Julià (41’), 4-2, Oruste (46’).

Temas

Comentarios

Lea También