Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El gallego que reina en la Mitja y 1.800 héroes más

José Manuel Vieito logró su primera victoria en Tarragona y la turolense Laura Clavería repitió el título del año pasado

Raúl Cosano

Whatsapp
La salida de la 26ª edición de la Mitja Marató de Tarragona, desde la Avinguda Vidal i Barraquer. Foto: Pere Ferré

La salida de la 26ª edición de la Mitja Marató de Tarragona, desde la Avinguda Vidal i Barraquer. Foto: Pere Ferré

A José Manuel Vieito, compostelano que lleva cinco años afincado en Tarragona, el clima amable de la Mitja le parece siempre una bendición, aunque ayer para ganar su primera carrera (1:08:05) tuviera que vencer a la fiebre de los últimos dos días y a un resfriado incómodo que también arrastró Otmane Btaimi (1:08:49). 

El marroquí, toda una institución atlética en la ciudad por su poderío exhibido en cada cita, se quedó cerca de su quinto título pero perdió en los últimos metros de ese duelo sublime con Vieito que marcó la prueba. Ambos compitieron mano a mano desde el primer kilómetro en una matinal atlética de sol espléndido. 

En mujeres, la turolense Laura Clavería repitió el triunfo del año pasado –suma tres en total–, con un tiempo de 1:22:41 que mejoraba en unos espectaculares cinco minutos el registro del año pasado. Hacia el Moll de Costa la de Alcañiz batió en otro duelo cerrado a una de las favoritas, la tarraconense Mireia Sosa, que llegó segunda, muy cerca (1:22:58).

Vieito, en primera posición, seguido de Btaimi en la Rambla Nova. Foto: Pere Ferré

Ellos pusieron el pulso competitivo a una Mitja que contó con el paisanaje de siempre, aunque esta vez rebautizada con el nombre de Marbel Negueruela, la concejal de deportes fallecida en febrero. Algunos de sus familiares estuvieron presentes, incluso compitiendo. 

Sendos duelos vibrantes
Por lo demás, se impuso el color variopinto de otras veces, porque siempre hay padres que corren llevando a sus hijos en brazos, o madres que entran en la meta con su pequeña, o un grupo de chavales acabando la carrera en traje y corbata, como si fuera el reto de una despedida de soltero. 

Fueron más de 1.800 historias de superación personal, como la del discapacitado visual que corría con guía, o de reivindicaciones varias en el gran escaparate deportivo: cuatro corredores portaban una gran pancarta en la que se leía ‘Llibertat presos polítics’, y el lazo amarillo se vio con asiduidad junto a los dorsales. 

«Quiero bajar de la hora y 30 minutos esta vez», decía Paco, antes de la salida, lanzando un desafío que acabó cumpliendo. Había corredores llegados de cualquier punto de la provincia, pero también de Lleida, Zaragoza, Castellón, La Rioja, Sevilla, Valencia, Navarra, Huesca, Barcelona, o incluso de lugares más insólitos como Ucrania o Islandia. 

La magia de la Mitja es su combinación de elite y aspiraciones profesionales y su toque popular: se puede acabar el trazado en poco más de una hora, como hizo José Manuel, o en tres, como lo logró Juanjo. En los 10 kilómetros, la otra distancia que entraba en competición, el habitual poderío africano quedó plasmado con Abdssamad Oukhlefen, que se impuso con un tiempo de 31:44’. Sergio Cortés se agenció la plata (32:09) y Jon Koldo se colgó la medalla de bronce (32:46). 

La atleta de Altafulla Marta Camps, habitual de los podios en la provincia, fue la más rápida en mujeres (37:41), por delante de Gisela Carrión (38:01) y de Jéssica Bonet, que marcó en la línea de meta un crono de 39:15. 

La distancia larga, los 21.097 metros de la media, vio dos pugnas épicas. En hombres, desde la salida en Vidal i Barraquer Vieito y Btaimi rodaron juntos, vigilándose, marcándose de cerca. En el kilómetro 10, Vieito apenas le sacaba un segundo a su competidor, todo un experto. El de Santiago de Compostela es un viejo conocido de los cajones en la provincia desde que se instalara en Tarragona, hace ahora un lustro. Por su parte, Btaimi es el récordman histórico en las 26 ediciones de la cita. Por detrás había criba. A dos minutos, Luis García, del FACVAC de Valls, ponía la réplica. 

Laura Clavería, en primer plano, seguida de Mireia Sosa. Foto: Pere Ferré 

No menos emocionante era el duelo de féminas en esa parte del recorrido. Clavería y Sosa marcaban el mismo tiempo en el kilómetro 10, y siguieron así al paso de los corredores por lugares tan céntricos como la Font del Centenari, Pere Martell o el Balcó del Mediterrani, donde se agolparon, como ya es habitual, los espectadores, algunos de ellos sorprendidos por el evento en la mañana del domingo. En el kilómetro 11, entre el Monument dels Castells y el cruce de la Rambla Nova con Unió, Clavería se marchó en solitario y dejó atrás a Sosa, aunque sin poner entre ambas una distancia definitiva. En hombres seguía la igualdad extrema, inédita en los últimos años. Esta vez el trazado cambiaba el paso por el paseo marítimo y sus espectaculares vistas por tramos más céntricos. 

Desenlace en El Serrallo
Pero ni el espigón, que suele mostrar una dureza selectiva, hizo esta vez su trabajo en un día cómodo, sin estridencias. En la escollera apenas azotaba el viento, y eso era una novedad y, por supuesto, un alivio. En el kilómetro 17, en pleno Moll de Llevant, Vieito y Btaimi continuaban juntos, apenas separados por un segundo. Iban dándose relevos. 

Parecido equilibrio hubo en mujeres: Clavería llevaba la iniciativa pero Mireia la seguía de muy cerca, con opciones de remontada y victoria. A esas alturas, esta edición de la Mitja ya se había erigido en la más igualada de los últimos años. En hombre el último kilómetro fue decisivo. A partir del tránsito por el Serrallo, Btaimi levantó un poco el pie y Vieito se olvidó de la gripe y de las décimas de fiebre y aprovechó para echar el resto. Le ganó unas zancadas  preciosas en el Passeig de la Independència, justo al lado de la Tabacalera, y conservó esa distancia para enfilar Ramón y Cajal y llegar a meta con un botín escaso pero de oro: 44 segundos de distancia con Btaimi. Luis García completó el podio (1:12:55). 

Clavería mantuvo unos segundos de renta sobre Sosa, que se abrazó a su gente para celebrar una segunda plaza meritoria. Su tiempo de 1:22:58 le habría sobrado para ganar cualquier otra edición de su carrera predilecta, la de casa, esa en la que atesora cinco títulos en el palmarés. La zaragozana Eva Morraja completó el cajón femenino (1:26:18). 

Temas

Comentarios

Lea También