Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El regreso en la élite de Semedo al Estadi

El central portugués es uno de los fichajes estelares del Villarreal para esta temporada. Jugó en el Reus en el año 2014/2015

Juanfran Moreno

Whatsapp
Semedo regresa al Estadi. Foto: Alfredo González

Semedo regresa al Estadi. Foto: Alfredo González

A Rubén Semedo nadie le auguraba un futuro como el que disfruta en el presente. Corría la temporada 2014/2015, cuando el central portugués recaló en el Estadi con el objetivo de limar carencias. A ese central de 20 años había que pulirlo. Sus condiciones físicas eran imponentes. Un central alto y con una zancada arrolladora. Además, se le presagiaba una buena salida de balón.

Sin embargo, Natxo González no se acabó de fiar de él. Presentaba demasiadas desconexiones en su juego. Se marchaba de los partidos con una facilidad pasmosa. Era capaz de combinar acciones brillantes con errores garrafales. Jesús Olmo y Ismael Moyano le adelantaron en la rotación. Eran centrales con menos condiciones que el portugués, pero con la virtud de ser conscientes de sus defectos. Además, eran muy superiores a la hora de estar metidos en el encuentro. Tenían la capacidad de estar concentrados a lo largo de los choques.

Semedo finalizó la temporada con 16 encuentros en su haber. Una cifra para nada destacable. Aquel central tenía que pulir muchos aspectos del juego para poder liderar una zaga en condiciones. Aquella experiencia lejos de Lisboa le fortaleció y le hizo madurar. Aprendió bajo la rigidez de Natxo González. Comprendió que la élite demandaba un plus de personalidad. Que no todo era el físico. Que el aspecto mental en el juego podría ser trascendental para su futuro.

Semedo en un entrenamiento con el Villarreal. Foto: Villarreal

En su regreso a Lisboa destapó virtudes. Jorge Jesús le echó el ojo en la pretemporada del club portugués. Aquel central de 21 años tenía un futuro arrollador por delante. No obstante, sus prestaciones en el presente ya eran diferenciales. No le tembló el pulso a la hora de convertirle en un pilar para su zaga. Disputó 35 encuentros, convirtiéndose en uno de los defensas más destacados de la Liga Portuguesa.

En la segunda temporada en el conjunto lisboeta terminó de explotar. Se convirtió en una realidad deslumbrante. Se hizo grande ante los ojos del viejo continente. Jugó la Champions League, disputando todos los minutos con el Sporting de Lisboa en la fase de grupos. De hecho, fue titular en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, hecho que provocó que varios medios nacionales relataran la curiosa historia del central que había pasado de jugar en 2ªB a la Champions League en dos temporadas.

Un puntal para la defensa del Villarreal

La gran temporada de Semedo no pasó desapercibida. Varios equipos de las grandes ligas europeos lo apuntaron en rojo en su agenda. Entre ellos, uno de la élite de la Liga española. El Villarreal no dudo en acometer este verano la operación del central portugués. La cerraron en el tramo inicial. Eran conscientes de que querían contar sí o sí con el lisboeta. Encajaba de manera predilecta en la idea de juego de Escribá. Semedo ya ha debutado en pretemporada con el submarino amarillo. De hecho, jugó el pasado sábado ante el Nàstic. El portugués regresa al feudo que le vio como una promesa convertido en una rutilante realidad.

Temas

Comentarios

Lea También