Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El reto de ser Ciutat del Bàsquet Català

El Ploms-Salle quiere convertir Reus en la ciudad referencia en 2019. Armand Llauradó cogerá las riendas del club el próximo curso y Sergi Piquer dirigirá la sección del Reus Ploms
Whatsapp
Armand Llauradó y Sergi Piquer, en las instalaciones del CN Reus Ploms.  Foto: Alba Mariné

Armand Llauradó y Sergi Piquer, en las instalaciones del CN Reus Ploms. Foto: Alba Mariné

El Bàsquet Ploms-Salle Reus afronta el tramo final de la temporada con buenas prespectivas. Pero mientras que la emoción estará estos meses sobre la pista, en los despachos ya se trabaja concienzudamente de cara al futuro. Y es que el año que viene cogerá las riendas del club la nueva directiva dirigida por Armand Llauradó y con Sergi Piquer ocupando la presidencia de la sección de baloncesto del Reus Ploms.

Las intenciones del nuevo equipo directivo pasan por continuar con el proyecto de sus antecesores y seguir apostando por la formación de los niños y jóvenes. «El baloncesto base para nosotros es imprescindible y queremos que sea lo más sólido posible. Son nuestros jugadores los que nos tienen que situar al máximo nivel que podamos jugar». Para Llauradó, la premisa de confiar en los jugadores de la casa es esencial para poder mantener la identidad del club.

En esta línea está el proyecto iniciado hace unas temporadas con distintos colegios de la capital del Baix Camp. En el Bàsquet Ploms-Salle Reus se encuentran las escuelas Salle Reus, Puigcerver, Sant Josep y Joan Rebull. Además, se está a punto de cerrar acuerdos con otros centros educativos. «Nuestra intención es lograr cuando más colaboraciones sean posibles. Esto nos permite sumar sinergias entre todos y logar que todos los niños puedan jugar al baloncesto», añade Piquer. Más allá de fomentar el deporte de la canasta, esta fórmula permite compensar los equipos y que todas las categorías tengan un equipo propio manteniendo la identidad de cada escuela. La suma de los distintos colegios se traduce en una macroestructura compuesta por más de 400 jugadores repartidos en 38 equipos y unos 25 entrenadores que van desde prebenjamines hasta sénior.

Pero el gran reto que se ha marcado la nueva junta es lograr que Reus sea ‘Ciutat del Bàsquet Català’ en el 2019. Ya llevan varias reuniones para acabar presentando una candidatura con el apoyo de la concejalía de Esports del Ayuntamiento. Se espera que en las próximas semanas se pueda cerrar un acuerdo definitivo. Para Armand Llauradó, su designación sería una magnífica noticia para la ciudad, ya que representa contar ese año con exposiciones, finales de la ligas catalanas, actuaciones de promoción del baloncesto o acoger la final de la Lliga Catalana.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También