Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

El sueño de la invasión

Yvan Castillo y Edgar Badia imaginan en cada calentamiento previo al partido la imagen de los hinchas celebrando la clasificación para el play off sobre el césped. Este sábado, ante el Xàtiva, puede cumplirse

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Yvan Castillo y Edgar Badia, durante el calentamiento ante el Atlético de Madrid. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Yvan Castillo y Edgar Badia, durante el calentamiento ante el Atlético de Madrid. Foto: Xavi Guix/CF Reus

Se trata de una imagen de no más de dos minutos. Al inicio del calentamiento, con Edgar e Yván agachados, el primero estirando el tren inferior, aunque con la mente fantaseando. Badia se ha puesto en manos del profesor Castillo en el oficio de la motivación mental. Yvan, que ejerce magisterio con los porteros del Reus desde hace dos cursos, cree ciegamente en el trabajo psicológico. Los espectadores más madrugadores que toman asiento en el Estadi, se preguntarán mil y una veces de qué están hablando esos dos tipos, siempre los primeros en la toma de contacto con el verde pasto reusense.

Yvan y Edgar charlan e incluso sonríen. Se miran a los ojos y sueñan. La visualización dibuja un Estadi repleto, alborotado de alegría, con invasión de campo final. Los hinchas celebran con sus ídolos la clasificación para el play off de ascenso. En el plan de trabajo de Yvan, Edgar, Aitor Embela, Raul Bernabéu y Matías Draghi, los inquilinos del arco, el objetivo se ha escrito con pincel para el penúltimo partido del campeonato, ante el Olímpic de Xàtiva. El destino y la fe devota han provocado que el deseo pueda cumplirse el sábado, justo en la fecha señalada.

En Elda, el domingo, se repitió instantánea. Sobre las 17.30 horas tomaron el sintético del Pepico Amat y cruzaron miradas. También palabras. Todas ellas cargadas de contenido. Cada sílaba que entonan recuerda los infinitos minutos de dedicación que le ofrecen al fútbol, una profesión privilegiada para ellos. En Elda, Badia e Yvan celebraron que la victoria daba sentido a su viaje más deslumbrante.

Yvan Castillo siente una pasión desmesurada por el fútbol. Arriesgó parte de su patrimonio y ganó. Vendía seguros en una empresa de buen recorrido en el país, pero sentía que su lugar era otro. Fue alumno aventajado de una formación de postín. Recuerda con especial cariño el arropo que le ofreció Ochotorena, el preparador de porteros de la selección española. En uno de los Másters de coaching que cursó en Madrid, le convencieron de que gran parte del éxito del deportista se encuentra en el cerebro.

Por eso desde que el Lleida le dio la oportunidad de impartir en un cuerpo técnico (2012-14), entonces con Seligrat como líder, el de Móra La Nova pierde horas en convencer la mente de sus discípulos. Con Pau Torres, por ejemplo, experimentó una situación curiosa. Antes de firmar por el Lleida, el arquero había convivido en el Barça B de Guardiola, aunque un matiz contractual le impidió gozar de protagonismo. Oier se favoreció.

Yvan y Pau Torres visualizaron durante todo un curso el regreso del portero al Mini Estadi. Eso sí vestido de azul. Esa vuelta al pasado simbolizaba el ascenso del Lleida a Segunda A, ya que el filial azulgrana ya había conquistado la división de plata. Pau vio como una tanda de penaltis ante el Jaén le impidió cumplir ese desafío, pero nadie le podrá robar el cariño eterno de la hinchada ilerdense. Probablemente su título más valioso.

En Reus, Yvan también ha convencido a Edgar Badia de que no va de mago tarado. Los hechos incluso le avalan. En los partidos de Copa previos al cruce ante el Atlético, imaginaron el Estadi con un mosaico enorme, disfrutando de un rival de Champions. Sucedió. El sueño de la invasión quedó inaugurado hace cosa de un año, con la primera clasificación para el play off ante el Olot. Sucedió. Este sábado, ante el Olímpic de Xàtiva, esa visión mágica puede volver a suceder.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También