Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Emaná y Arel, ilusionados con el proyecto grana

Han sido presentados este miércoles
Whatsapp
El camerunés Achille Emaná y el israelita Gal Arel, ayer sobre el césped del Nou Estadi durante su presentación.  Foto: Pere Ferré

El camerunés Achille Emaná y el israelita Gal Arel, ayer sobre el césped del Nou Estadi durante su presentación. Foto: Pere Ferré

El presidente del Nàstic, Josep Maria Andreu, y el director deportivo, Emilio Viqueira, dieron la bienvenida a los dos últimos fichajes de la plantilla que aún faltaban por presentar, el mediapunta camerunés Achille Emaná y el centrocampista israelita Gal Arel, que ya tomaron parte en el stage como jugadores granas a todos los efectos.

En su bienvenida Andreu puso especial énfasis al palmarés de Emaná, al que destacó como «el primer jugador en la historia del club que ha jugado dos Mundiales. Será un jugador muy importante para nosotros, al igual que Arel, que fue una demanda del míster tras tenerle a prueba durante unos días».

Emaná (33 años, procedente del Atlante mexicano) explicó que «yo tenía ganas de volver a España. Estaba ya cansado de viajar y tengo la familia cerca. Tanto el entrenador como el director deportivo me pidieron de corazón que viniera a entrenar». Añadió sobre su estado de forma que «creo que estoy a un 80% de mis posibilidades ahora mismo» y aunque es mediapunta aseguró que «me acomodaré donde sea. Sobre todo quiero disfrutar del fútbol».

Por su parte Gal Arel (26 años, Hapoel Petah israelita) explicó que «para mí era una gran oportunidad poder fichar por elNàstic, y cuando me surgió la oportunidad de venir a probar no me lo pensé dos veces. No conocía nada del club, pero estando aquí he visto que es un gran y buen equipo. En pocos días creo que ya he conseguido adaptarme a la plantilla».

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También