Deportes Primera División

Entre la satisfacción blanca y la resignación azulgrana

La Peña Madridista del Morell lamenta la ocasión perdida para golear, mientras Calderé exige más espíritu competitivo culé en los Clásicos

J. APARICIO/J. MORENO

Whatsapp
Antonio Naranjo, el segundo por la izquierda. FOTO: CEDIDA

Antonio Naranjo, el segundo por la izquierda. FOTO: CEDIDA

La victoria del Real Madrid en el Camp Nou por 1-2 en el primero de los dos Clásicos ligueros de este curso no satisfizo del todo ni a unos ni a otros. Aunque el resultado fue propicio para los blancos, que se llevaron los tres puntos, para sus seguidores en el Camp de Tarragona el equipo de Ancelotti perdió una ocasión de humillar a su eterno rival.

Antonio Naranjo, presidente de la Peña del Morell del Real Madrid, todavía saborea con un sabor agridulce por lo vivido en el Clásico. Está feliz por la victoria, pero cree que los blancos podrían haber hecho todavía más daño a los azulgranas: «Somos demasiados condescendientes. Si el Barça hubiese podido nos hubiese machacado como ha hecho en otras ocasiones y nosotros no lo hicimos. Marcamos el primero, controlamos el partido y luego marcamos el segundo. El gol del Kun ya no sirvió para nada».

Para el presidente de la peña Madridista, «el Madrid hizo un buen partido y jugó a lo que debía y el Barça también, pero tiene lo que tiene». Fue un encuentro del que se queda por encima de todo con el primer gol de los madridistas: «El gol de Alaba es pura esencia Real Madrid. Tres pases y gol».

Alaba, ídolo blanco

Precisamente el austriaco es para Naranjo el mejor jugador del Clásico, aunque tampoco se olvida de otros de los grandes héroes de la victoria blanca como fue Vinicius: «Para mí los dos mejores jugadores del Madrid fueron Alaba y Vinicius, pero si tuviera que quedarme con uno me quedaría con Alaba».

Los socios de la Peña del Morell vivieron juntos el Clásico en el local situado en la localidad morelense. Un partido para el que calentaron motores con un pica a pica y una comida. Naranjo deja una frase de despedida que concentra toda la euforia que se debió vivir ayer en aquel escenario: «Para los madridistas ganar un Clásico en Catalunya vale el doble».

Calderé, duro con el Barça

En el bando culé la resaca del Clásico deja un poso de resignación. Como si el aficionado del Barça tuviera asumida la derrota incluso antes del gol de Alaba que ponía el 0-1 para los blancos. Algo que para un exjugador de raza como Ramón Maria Calderé le hace hervir la sangre. Él que debutó en un Clásico y se midió al Real Madrid de la Quinta del Buitre con más victorias que derrotas (6 triunfos y solo una derrota en sus duelos directos contra los blancos) no entiende la falta de intensidad, de carácter competitivo de los futbolistas de Koeman. «En mi época el Real Madrid era superior, pero estos partidos no se nos escapaban. Por amor propio, la ilusión de ganar al eterno rival, aspectos que no vi el domingo en el Camp Nou».

Calderé, actual entrenador de la Montañesa, vio un Clásico «decepcionante» en el que el Real Madrid «no hizo mucho más pero lo suficiente para ganar el partido de forma cómoda». Cree que la jugada de Dest fue determinante porque de «haberse puesto por delante los espacios los hubiera tenido el Barça», aunque le preocupa la sensación que transmite el equipo: «Lo noto poco trabajado tácticamente».

Pese a todo el exfutbolista culé es optimista: «Yo no veo un mal equipo. Faltan jugadores determinantes pero tiene plantilla para mejores partidos como ante el Valencia. Hemos recuperado a Ansu Fati y al ‘Kun’ Agüero y solo falta Dembelé y Pedri. Recuperando a estos jugadores se puede luchar por la liga. Ganarla no sé, pero lucharla seguro que sí».

Temas

Comentarios

Lea También