Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Georgia y Macedonia, inflexibles

Desde que ambas selecciones se quedaron sin opciones de ir al Mundial de Rusia 2018 el Nàstic ha tratado de convencerles para que liberaran a Kakabadze y Dimitrievski, sin éxito alguno

Jaume Aparicio

Whatsapp
internacionalesnastic.jpg

internacionalesnastic.jpg

La Segunda división es la única competición profesional que no se detiene en las fechas FIFA. Pese a estar organizada por LaLiga, igual que Primera división, y comercializada como tal (denominada Liga 1|2|3). Sea cual sea el motivo para no hacerlo, lo cierto es que muchos equipos sufren esa circunstancia, al mismo tiempo que hace repensarse el fichaje de internacionales de selecciones exóticas.

El Nàstic lleva un par de temporadas sufriendo gravemente la fuga de futbolistas con cada nueva fecha FIFA que aparece en el calendario. El curso pasado tuvo que perder a Madinda, titular en el equipo, por la disputa de la Copa de África. Y esta temporada dos de sus hombres fuertes del once, Stole Dimitrievski y Otar Kakabadze, se han perdido ya tres de las ocho jornadas disputadas (siete partidos en el caso del Nàstic). El 42,9% de los encuentros de liga.

El Nàstic ha tratado de evitar por todos los medios que ambos jugadores se marcharan con sus selecciones. En cada llamada de Macedonia y de Georgia, el club grana se ha puesto en contacto con las respectivas federaciones para solicitar la liberación de ‘Dimi’ y ‘Otar’ de sus compromisos internacinales. Especialmente, en las últimas convocatorias, en las que ni Macedonia ni Georgia tenían opción alguna de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Pero ninguna de las cartas remitidas por el Nàstic han surgido efecto.

Tanto la federación de fútbol macedonia como la georgiana han esgrimido que se trata de una fecha FIFA ante lo que la entidad tarraconense nada puede hacer.

Los futbolistas no están obligados a acudir a la llamada de sus selecciones, pero de no hacerlo están expuestos a sanciones disciplonarias que involucran también a sus clubes. Únicamente una lesión, con informe médico y hasta con viaje al país para pasar revisión, puede eludir la convocatoria.

La única salida es el diálogo. Llegar a un acuerdo con las federaciones para liberar al jugador, que es lo que ha estado haciendo el Nàstic sin suerte. Ni Igor Angelovski, seleccionador macedonio, ni el entrenador del combinado gergiano Vladimir Weiss han cedido a las presiones del club grana y la petición del futbolista. Pese a quedar eliminados del Mundial, ambos técnicos estaban pendientes de su renovación y necesitaban buenos papeles en las últimas dos jornadas de la fase de clasificación para ganársela. En el caso de Angelovski justificó su continuidad con el empate en Turín ante Italia.
También el eslovaco, DT de Georgia, tiene bien encminada su renovación.

El único que logró eludir la convocatoria internacional fue Eddy Silvestre. El centrocampista pidió expresamente al seleccionador de Azerbayán, el mítico Robert Prosinecki, que le liberara para poder estar a disposición de Rodri.

Tras jugar los dos últimos partido de clasificación para el Mundial, este mismo lunes, Dimitrievski y Kakabadze regresarán a Tarragona. Realizarán un único entrenamiento antes de saber si entran en la lista para recibir al Granada.

Temas

Comentarios

Lea También