Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Gerard Añó, una de las firmes promesas del ajedrez catalán

El joven jugador tortosino disputará el mundial en Santiago de Compostela

Enric Algueró

Whatsapp
Gerard Añó delante del tablero de ajedrez. FOTO: cedida

Gerard Añó delante del tablero de ajedrez. FOTO: cedida

A los cuatro años ya empezó a jugar y a los cinco, formaba parte como federado del club Peó Vuit de Roquetes. Pronto empezó a demostrar su gran talento y cualidades, que le permitieron destacar y lograr sus primeros títulos, como el Campeonato de Catalunya y Memorial David Garcia en la categoría sub 8 y sub 10, en esta última además con el subcampeonato de España, y del Memorial Arturo Pomar.

En unas simultáneas le sacó las tablas al Gran Maestro Daniele Vocturo, y sin presiones, pero con mucha ilusíón sigue cada año subiendo peldaños en la competición y mejorando. 

Sus referentes en el ajedrez

Su padre Santi Añó es uno de los jugadores ebrenses más destacados, y tuvo bastante influencia en su afición «si lógicamente mi padre influyó mucho, pero también mi hermana Paula cuando empecé a jugar». 

Este año ha finalizado sus estudios de quinto de Primaria, pero siempre encuentra tiempo para jugar y estudiar estrategia y táctica. Le gustan también otros deportes como el balonmano o fútbol, pero no descuida sus clases, pues tiene preferencia por la informática, a la que quiere enfocar sus estudios en el futuro.

Como la  mayoría de jóvenes  tiene su referentes «sobre todo los grandes maestros internacionales, Hikaru Nakamura, nacido en Japón, tres veces campeón de los Estados Unidos; Fabiano Luigi, el más joven en obtener la categoría de Gran Maestro, i el italiano Daniele Vocaturo». 

A pesar de haberlo iniciado en el ajedrez, reconoce que no suele jugar demasiado con su padre «no practico demasiado con él, habitualmente lo hago con otros compañeros y jugadores, sobre todo del club, en competición o por internet en línea».

Partidario de jugar con las piezas blancas, no le gusta demasiado enfrentarse a una maquina «no juego nunca contra una máquina, prefiero hacerlo con un compañero o diferentes jugadores».

Gerard es inconformista y exigente, y quiere crecer como jugador «sé que puedo y debo mejorar en muchas facetas para aumentar mi nivel, tanto en la parte táctica, como estratégica y la técnica en los finales de las partidas».

Una temporada repleta de éxitos

Este año ha finalizado séptimo en el Campeonato de Catalunya y segundo en la estatal en la población granadina de Salobreña,  en  categoría sub 12 siendo el único de los primeros clasificados con tan solo 11 años, y ha terminado  satisfecho de su participación «ha sido bastante positiva, a pesar de que en el campeonato de Catalunya perdí algunas partidas que tenía bastante de cara, y la séptima posición final no fue muy buena, pero tratándose de mi primer año en la categoría, tampoco estuvo tan mal.

En el Campeonato de España acabé muy contento, con la segunda posición.

Salía en la posición doce del ranking, pero a medida que avanzaba el campeonato y como iban las partidas; vi que la opción de podio era posible; como así finalmente fue». 

Este subcampeonato en el estatal le permitirá disputar en noviembre el mundial de Santiago de Compostela, al que acude con mucha motivación, «voy a intentar hacer un buen campeonato, pero sobre todo a aprender; ya que es una oportunidad única jugar en un campeonato del mundo».

Gerard intentará seguir escalando posiciones en el ranking «me gustaría mucho obtener el título de Gran Maestro, pero el camino aún es muy largo», además tampoco hace demasiados planteamientos de futuro «no pienso en una dedicación profesional, de momento disfruto con el ajedrez y me lo tomo como una afición».

Comentarios

Lea También