Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Gerard Badia obra el milagro polaco

El jugador de Horta de Sant Joan ha conquistado la primera liga de Polonia en la historia del Piast Gliwice

Juanfran Moreno

Whatsapp
Badia levanta el título de campeón de la liga de Polonia como capitán. Foto: Cedida

Badia levanta el título de campeón de la liga de Polonia como capitán. Foto: Cedida

Gerard Badia (Horta de Sant Joan, 29 años) ha sido uno de los artífices del milagro del Piast Gliwice en la liga polaca. El conjunto dirigido por Waldemar Fornalik ha conseguido alzarse con el campeonato doméstico por primera vez en su historia pese a que en las quinielas al título no aparecía ni por asomo entre los principales candidatos. Sin ir más lejos, es el quinto equipo con menos valoración de plantilla (6,80 millones de euros) de los 16 que integran la Primera División de Polonia. 

Pero el Piast Gliwice ha sido un equipo muy regular a lo largo de la temporada y ha conseguido superar a todos los gigantes que ha tenido peleando junto a él por el título. Su rival más fuerte fue el temible Legia de Varsovia, un equipo con un presupuesto superior a los 37 millones de euros. El gigante ecónomico del país polaco. 

El conjunto de Gerard Badia llegó a la última jornada con solo un punto de ventaja sobre el Legia de Varsovia tras haber empatado a cero frente al Pogon Szczecin. El título se lo jugaron ante el Lech Poznan. Piotr Parzyszek anotó en el minuto 27 el tanto que desató la locura para una afición que festejó un hito sin precedentes. 

Hay que reseñar que el título ha llegado gracias en parte a la victoria de la última jornada y al tramo final de temporada inmaculado que completó el Piast Gliwice. 10 jornadas consecutivas sin perder (Ocho victorias y dos empates) han resultado clave para dar una sorpresa casi sin precedentes en el fútbol polaco. No obstante, para Badia la gran clave del título fue el hecho de comenzar la temporada con una gran dinámica de resultados. «El equipo comenzó la temporada ganando y esta ha sido la clave creo yo para ganar el título. Enseguida cogimos un estilo de juego muy marcado al que todos los jugadores nos hemos adaptado muy bien», afirma Gerard Badia. 

El Leicester de Polonia

El hecho de que el título sea tan heroico responde a un claro contexto. La temporada pasada, el Piast Gliwice no consiguió la salvación hasta la última jornada en la pasada temporada. En otras palabras, en solo un año ha pasado de luchar por no descender a conquistar el título liguero. 

Es más, solo hace diez temporadas que consiguió su primer ascenso a la máxima categoría de Polonia.«Ha sido una sorpresa para toda la liga. Ha sido similar a cuando el Leicester ganó la Premier League. Un equipo de media tabla con un presupuesto normal desbanca del trono al Legia Varsovia que era el equipo que en las últimas temporadas estaba arrasando. Hace un año teníamos que ganar el último partido en casa para poder salvarnos», asegura el jugador de Horta.  

Más allá del hecho de que han conseguido ser el mejor equipo de Polonia desde su creación, el conjunto capitaneado por Gerard Badía ha conseguido el billete para la fase previa a la Champions League, aunque para acceder a ella tendrán que superar varias duras rondas. «Hacer previas de Europa League es bonito pero de Champions es incomparable. Todavía estoy en una nube y no me creo que lo que nos ha pasado este año es real. Ojalá nos toque un equipo grande y podamos disfrutar», relata el tarraconense.  

Su sexta temporada en Polonia

A nivel personal, el futbolista de Horta de Sant Joan ha podido terminar la temporada teniendo bastante participación en la que ha sido su sexta temporada. 

En total, ha conseguido anotar dos goles y repartir dos asistencias en los 23 partidos en total que ha disputado con el Piast Gliwice. «He hecho solo dos goles pero muy importantes. Uno en el derbi y el otro tanto ante el Legia Varsovia en los play off y sirvió para ganar por primera vez en la historia del Piast en el campo del Legia», recalca el extremo izquierdo. 

Unos números que podrían haber sido incluso mejores de no ser por las lesiones. «Ha sido una temporada llena de altibajos por las lesiones, pero al final lo hemos podido acabar de la mejor manera ganando el título», asegura Badia.  

En todo caso, su importancia va más allá de los números, ya que el hecho de que sea el capitán del equipo le convierte en una voz autorizada y en el futbolista que pasará a la historia del club como el primero que levantó la primera liga polaca para el Piast Gliwice. «Para un obrero del fútbol poder alzar una copa de una liga de un país grande cómo Polonia es algo que recordaré toda mi vida. Yo estoy acostumbrado a ver como los futbolistas levantan las copas por la tele y jamás pensaba que eso me iba a pasar a mí», concluye el jugador de Horta. 

Temas

Comentarios

Lea También