Más de Deportes

Guillem Jaime regresa como capitán

El futbolista del Barça B, que la segunda vuelta de la pasada temporada estuvo cedido en el Nàstic, lucirá el brazalete ante las ausencias de Comas y Tenas

Juanfran Moreno

Whatsapp
Guillem Jaime regresa como capitán del Barça B al Nou Estadi. FOTO: VÍCTOR SALGADO/FC BARCELONA

Guillem Jaime regresa como capitán del Barça B al Nou Estadi. FOTO: VÍCTOR SALGADO/FC BARCELONA

En el último día del pasado mercado de invierno saltaba la bomba cuando el Nàstic anunciaba la cesión de Guillem Jaime procedente del Castellón de Segunda División. Un movimiento tan inesperado como ilusionante para una afición que recibió con los brazos abiertos a uno de los suyos. Sí, el futbolista de Torreforta era considerado como uno más por unos seguidores tarraconenses que soñaban con verle de grana en algún momento de su carrera. Nunca antes había vestido la zamarra del Nàstic, ya que en edad benjamín se marchó a la cantera del Barça procedente del Torreforta, club en el que dio sus primeros pasos.

Guillem Jaime manejó muchas ofertas después de conocer que el nuevo entrenador del Castellón, Juan Carlos Garrido, no le auguraba minutos en sus planes. Sin embargo, el tarraconense no tuvo dudas y sabía que su destino era Tarragona. Quería jugar en un Nàstic al que seguía y sigue con detalle y acabar la temporada rodeado de su familia y amigos. Regresar a su casa y disfrutar del confort en su Torreforta querida.

Lo que iba a ser un sueño terminó siendo una pesadilla. Porque Guillem Jaime llegó y apenas contó para Toni Seligrat. Da igual lo que hiciera o las ausencias en el once que para el canterano azulgrana nunca había hueco. Ni la baja en algún encuentro de Carlos Albarrán le permitió coger el testigo del carril diestro. 89 minutos le dio el técnico valenciano en su aventura efímera y decepcionante en el Nàstic. Ni un partido entero repartido entre cuatro duelos en los que solo uno de ellos saltó de inicio.

Para Guillem Jaime su temporada finalizó el 25 de abril en la victoria grana en la Ciudad Deportiva del Villlarreal. Allí saltó diez minutos que pusieron fin a su etapa sobre el verde como futbolista del Nàstic. Luego pasó de contar de manera brusca y se quedó fuera de algunas convocatorias. Fue sorprendente porque no hubo motivo extradeportivo. El de Torreforta siempre fue un jugador humilde, que caló en el vestuario, y con un comportamiento ejemplar. Entrenó bien del primer al último día. Sin embargo, le tocó vivir con la amarga situación en la que un entrenador le puso la cruz.

Una vez terminada la temporada y su cesión al Nàstic, Guillem Jaime regresó al Castellón por poco tiempo. El descenso del conjunto orellut a la Primera RFEF le dio la posibilidad de acogerse a una cláusula de salida. Lo hizo y quedó libre para firmar por otro club en el mercado. El destino fue dulce con él y le regaló una segunda oportunidad en el Barça B que fructificaba hace un par de semanas.

Fue presentado como un nuevo fichaje tras estar un año fuera después de 14 temporadas en la entidad culé. Una situación rara, pero en la que Guillem Jaime ofrecía la mejor de sus sonrisas, consciente de que regresaba al lugar en el que había sido feliz. En sus declaraciones a la prensa tras ser presentado se podía vislumbrar las ganas que tiene de volver a jugar con regularidad, sentirse importante dentro y fuera del campo y seguir soñando con poder vestir la camiseta del primer equipo azulgrana en partido oficial, una espinita que sigue teniendo clavada. Es un sueño nada sencillo, pero la salida de Emerson deja al primer equipo con solo Sergiño Dest como lateral derecho y Sergi Roberto, que puede actuar allí, pero que este año está actuando como mediocentro en la que es su posición natural.

Así pues, el filial azulgrana recuperaba a uno de sus canteranos prolíficos en una operación que le devolvía la ilusión a un Guillem Jaime que no lo pasó bien el curso pasado. Desde un primer momento ha contado con la confianza de Sergi Barjuan y Felip Ortiz. Fue titular frente al Algeciras en el debut en Primera RFEF y en su regreso al Nou Estadi este domingo apunta a volver a serlo. Además, lo hará con regalo incluido, ya que Arnau Comas es baja por sanción y Arnau Tenas está convocado con la sub 21 por lo que lucirá el brazalete de capitán.

Un regreso especial para un jugador que no le guarda rencor a la entidad tarraconense. Todo lo contrario, entiende que el fútbol también tiene sus episodios amargos y que no hay que responsabilizar a un club de una decisión técnica de un entrenador.

La afición del Nàstic tampoco olvida a un jugador al que siempre demostró su cariño, incluso en los peores momentos. Por ello durante este verano pidió su regreso, ya sin Toni Seligrat, pero no pudo ser.

Temas

Comentarios

Lea También