La Copa como alivio

El Nàstic busca pasar de ronda ante el Linares y romper la mala racha

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Pedro Del Campo, durante el Nàstic-At. Baleares (1-2) del pasado domingo. NÀSTIC

Pedro Del Campo, durante el Nàstic-At. Baleares (1-2) del pasado domingo. NÀSTIC

Estas últimas semanas no están siendo nada fáciles para el Nàstic. El equipo está inmerso en una racha negativa de resultados que ante el Atlético Baleares pareció dibujar todavía un rostro más macabro. A diferencia de otros partidos anteriores, los granas no merecieron tanto castigo. Fueron un equipo renovado tanto en lo táctico como en lo espiritual que tuvo al líder bailando con sombras durante media hora. Unos primeros 30 minutos que sirvieron para adelantar a los granas, pero no para matar el partido. Si perdonas, lo pagas. Si te disparas dos veces en el pie, todavía más.

El Nàstic acude esta noche (20.30 horas) a Linares para la disputa de la primera ronda de la Copa del Rey. Este partido será emitido en directo y en exclusiva en Footters, plataforma que también se encarga de retransmitir todos los duelos de la Primera RFEFootters.

Una competición en la que los granas no participaron el año pasado, ya que perdieron sus opciones en los octavos de final de la Copa Federación en Llagostera. Su último paso por la Copa data de la temporada 2019-2020 en la que los tarraconenses cayeron en segunda ronda frente al Zaragoza (1-3).

Esta Copa llega en un momento algo inoportuno, o no, según se mire. Este encuentro frente al Linares se puede percibir desde dos posturas. La primera, la negativa, y que puede hacer pensar que el equipo va a tener que modificar su rutina de entrenamientos y olvidar por unas horas el partido verdaderamente importante que es el liguero del próximo domingo en Cornellà. No hay dudas de que la competición del día a día es la que vale y la Copa puede ser un regalo envenenado en muchos casos.

Sin embargo, también se suele decir que no hay mejor manera de preparar los partidos que jugando partidos. El Nàstic introdujo un nuevo plan de juego frente al Atlético Baleares en el que cuatro centrocampistas dibujaron una sala de máquinas más poblada de lo habitual. El objetivo era tener más balón y mayor claridad de ideas. La fórmula funcionó durante muchos minutos. El conjunto de Raül Agné estuvo más dinámico, más mandón y sobre todo maniató a un líder que durante la primera media hora de juego sufrió en el Nou Estadi. Sin embargo, los errores de bulto de Marc Trilles y Manu García tiraron por tierra la buena puesta en escena de los granas y el equipo se fue diluyendo víctima del mazazo mental.

Los granas tienen hoy una oportunidad de oro de darle continuidad a la puesta en escena frente al Atlético Baleares. Necesitan volver a ser ese equipo vivo, alegre y chisposo que compareció ante el líder. Debe calcar su comparecencia y corregir los errores individuales que cometió el otro día y que lleva cometiendo durante las últimas semanas. Lo debe hacer por dos razones. Una para avanzar de ronda en una Copa del Rey que siempre ilusiona por la posibilidad de enfrentarse a equipos de Primera División con el paso de las eliminatorias; y dos, para inyectar optimismo y confianza a un equipo que tiene un duelo clave el próximo domingo en Cornellà. Allí el futuro a corto plazo se decide.

Por otro lado, el Linares es un equipo que ya sabe lo que es perder frente al Nàstic, ya que esta temporada cayó en su visita al Nou Estadi por 3-1. Sin embargo, ahora es un equipo liberado y que pasa por un gran estado de forma.De hecho, suma tres victorias consecutivas ante Villarreal B, Llagostera y Real Madrid Castilla que le permiten asomar ya la cabeza y mirar de cerca los puestos de salvación que hace unas semanas trás estaban muy lejos.

Temas

Comentarios

Lea También