Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La liquidación de la SAD amenaza al CF Reus

FÚTBOL. El administrador concursal debe dar el informe a finales de este mes y la opción de disolución es real si no hay inversión

Diari de Tarragona

Whatsapp
El antiguo propietario del CF Reus, Joan Oliver, en el palco del Estadi, durante un partido. FOTO: Alfredo González

El antiguo propietario del CF Reus, Joan Oliver, en el palco del Estadi, durante un partido. FOTO: Alfredo González

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ratificó el lunes la sanción de tres años sin fútbol profesional que LaLiga impuso al CF Reus el pasado 28 de enero y el escenario que se le abre a la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) resulta, por lo menos, inquietante. Hoy es una posibilidad real la liquidación de la SAD si no hay inversión que afronte el concurso de acreedores en el que ahora mismo se encuentra inmerso el club.

El administrador concursal, David López, debe dar el informe de viabilidad a finales de este mes. Será a partir de entonces cuando podría marcarse una hoja de ruta para intentar tirar hacia adelante el concurso de acreedores o, por contra, cerrarlo con la liquidación definitiva de la SAD. En estos momentos, el Reus carece de ingresos económicos. No dispone de futbolistas profesionales ni del dinero de los derechos televisivos que da LaLiga. Además está expulsado de la competición profesional desde finales de enero.

El todavía propietario rojinegro, el americano Clifton Onolfo declaró una deuda superior a los ocho millones de euros justo cuando arrancó el concurso de acreedores. Queda por ver qué cifra dictamina el administrador concursal para hacer viable dicho concurso y si Onolfo u otro posible inversor están dispuestos a hacerla frente.

La sanción de tres años en Segunda B implica debilidad financiera, sobre todo porque en la categoría de bronce los ingresos económicos resultan irrisorios, poco más de 20.000 euros a nivel de televisión. Además, el club necesita construir una estructura deportiva y una plantilla totalmente nuevas, ya que ahora mismo anda desierto de potencial en este sentido.

En el peor de los casos, la desaparición de la Sociedad Anónima Deportiva implicaría la pérdida de las categorías del primer equipo, del filial y del juvenil A de División de Honor, las tres categorías profesionales que no cubre la nueva y recién creada Fundació de Fútbol base del Reus, que ha asegurado la continuidad del fútbol formativo después de llegar a un acuerdo con el administrador concursal.

La Fundació engloba todas las categorías hasta juvenil B y su gestión será totalmente independiente. El objetivo de preservar el trabajo de muchos años se ha logrado, a pesar de la situación insostenible que sufre la entidad.

David López va a apresentar alegaciones a la resolución del TAD antes de dar el paso, si resulta conveniente, de acudir a la justicia ordinaria, donde los procesos ya tomarían un ritmo mucho más lento. En todo caso, el club ve ahora mismo un escenario de tremenda dificultad y su futuro está repleto de interrogantes.

Nadie sanciona a Oliver

Entre sanciones, dudas y deudas, el antiguo propietario del CF Reus, Joan Oliver, sigue sin recibir ninguna sanción sobre su mala gestión en la entidad. Su herencia puede resultar devastadora para el futuro de un club de más de cien años de historia, que con él ascendió por primera vez al fútbol profesional, aunque también con él y su mala gestión económica, puede incluso llegar a desaparecer.

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, otro de los elementos clave en todo este proceso de decadencia del CF Reus por su sanción contundente y la expulsión del campeonato de Segunda División a mitad de temporada, amenazó con denunciar a Oliver con el afán de inhabilitarlo como dirigente por las irregularidades que cometió al mado de la SAD.

De momento no se conoce ninguna demanda en contra del antiguo propietario, que ha salido indemne de su comportamiento como máximo responsavle de una Sociedad Anónima Deportiva que se ha quedado totalmente huérfana de argumentos.

Temas

Comentarios

Lea También