Más de Deportes

Deportes NATACIÓN

Las brazadas valientes de Joan Carles Adell

El deportista del Cambrils Club Natació culmina su reto contra el cáncer infantil después de nadar 13 horas entre el Far del Fangar y Cambrils, de 42 kms. Su familia y Aina, una niña efectada por la enfermedad, le recibieron en una calurosa llegada

Francesc Joan

Whatsapp
La pequeña Aina, que sufre cáncer, recibió a Joan Carles. Al fondo, la foto de sus padres. FOTO: Alba Mariné

La pequeña Aina, que sufre cáncer, recibió a Joan Carles. Al fondo, la foto de sus padres. FOTO: Alba Mariné

Joan Carles Adell se fundió en un emotivo abrazo con Espe, su pareja, y Axel y Abril, su hijo e hija, nada más emerger a la superficie y ponerse en pie en las Escales Reials de Cambrils mientras decenas de personas le tributaban un sonoro y merecidísimo aplauso. Desde familiares a compañeros suyos de la policía local, autoridades y curiosos, nadie quiso perderse tan esperado momento. Pisaba tierra firme después de 13 horas ininterrumpidas en el agua para completar la travesía entre el Far de la Punta del Fangar, en Deltebre, y Cambrils, 42 kilómetros de recorrido en total.

Casi deshecho por tan brutal esfuerzo, temblando su cuerpo de frío y dolor después de tener que afrontar los últimos 15 kms. con una mano inflamada que le impidió ejecutar las brazadas como hubiera deseado, le aguardaba una sorpresa inesperada. Aina, una niña que sufre cáncer, y su familia, venidos expresamente desde el Hospital Sant Joan de Déu, le recibieron acto seguido con un ramo de flores.

Adell, abrazado a sus hijos, Axel y Abril. Foto: Alba Mariné

Ver a Aina sonreír provocó un alivio enorme en Joan Carles. Precisamente su reto suponía un soplo de energía #pelsvalents como ella y al mismo tiempo para dar visibilidad a la enfermedad y recaudar fondos a favor de este centro pediátrico barcelonés. El nadador del Cambrils Club Natació no se lo pensó dos veces, se quitó las gafas y recompensó a la pequeña Aina entregándole su gorro de baño.

La familia del nadador y Aina, una niña que sufre cáncer,  le recibieron en una calurosa llegada


Faltaba aún otro detalle más en el recibimiento coordinado muy de cerca por Sito, el impulsor de #pels valents en la policía local cambrilense. Ya casi frente a las sirenas, a Joan Carles le entregaron una gran fotografía en la que aparecían sus padres y un emotivo mensaje: «I dèiem que no en faríem res d’aquest xiquet! Orgullosa de tu».

Joan Carles había dedicado también esta travesía a su madre, enferma de Alzheimer y quien introdujo al reusense a la natación inscribiéndole y animándole a progresar en sus primeros cursillos. Su ingreso en una residencia le impidió estar junto a su hijo en un día tan señalado.

No hubo tiempo para más. Se había concentrado tal cantidad de gente frente a las Escales Reials que cuando subió todos los peldaños sus compañeros se llevaron del lugar a Joan Carles en un coche policial para poder mantener en ese espacio la distancia social y afrontar con garantías las medidas por el Covid-19 y también para que su compañero recuperara de inmediato la temperatura corporal. 

Joan Carles llegando a les Escales Reials de Cambrils. Foto: Alba Mariné

Y es que nada más completar su travesía muchos querían fotografiarse con el nadador, a quien habían captado en las Escales y antes, aún en el agua, agradeciendo a todo su equipo de colaboradores y embarcaciones, en un bonito gesto del nadador, todo el apoyo que le brindaron a lo largo del día.

También es cierto que a medida que se acercaba Adell al Port la speaker había advertido varias veces por megafonía, minutos antes, que el recibimiento se suspendería si no se mantenía el cordón de seguridad preparado junto a las escaleras. La mayoría de los presentes, eso sí, lucían en sus rostros las mascarillas negras con dos trazas blancas y el lema #pelsvalents.

En el stand de la Policía Local de Cambrils, situado junto a las figura de las dos sirenas, se vendían a buen ritmo, junto con los gorros de baño conmemorativos del reto, puntos de libro y los escudos solidarios de la policía, objetos todos ellos a beneficio del Hospital Sant Joan de Déu. 

Nadó los últimos 15 kms con antinflamatorios en la mano

 

El reto de Joan Carles Adell había sido la excusa perfecta para solidarizarse con la causa durante la espera. Al cierre de esta edición eran casi 4.000 los euros recaudados por el reto -también a base de donativos-. El objetivo es alcanzar o superar, hasta final de mes de septiembre, los 4.200 fijados inicialmente (equivalentes a los 42 kilómetros).

Fue en la propia comisaría, ya duchado y vestido, donde el nadador explicó los detalles de su travesía a los medios de comunicación. Se lanzó al agua completamente a oscuras, a las 6.00 de la mañana, desde el Far de la Punta del Fangar, en Deltebre, con 42 kms. por delante y la previsión estimada de unas doce horas nadando en el mar para poderlos recorrer. Había salido a las 4.30 desde Cambrils en una embarcación que le transportó hasta la salida.

Sufrió en las dos primeras horas un mar un tanto movido y también a la altura de la playa del Torn, en l’Hospitalet de l’Infant, donde tuvo que soportar algunas corrientes en contra. Aunque el principal contratiempo fue la hinchazón de una mano que le obligó a pincharse antiinflamatorios durante los decisivos 15 kms y a nadar algo incómodo. Por suerte no se topó con ninguna medusa. Los últimos kilómetros, nadando con compañeros del Cambrils CN, fueron pura adrenalina.

Aquí puedes ver el Vídeo de la llegada

Temas

Comentarios

Lea También