Más de Deportes

Los fichajes del Nàstic caen de pie

Hasta cinco nuevos jugadores ya se han asentado en el once titular de Agné

Juanfran Moreno

Whatsapp
Pedro Del Campo está siendo uno de las sensaciones del inicio de temporada. Foto: Nàstic

Pedro Del Campo está siendo uno de las sensaciones del inicio de temporada. Foto: Nàstic

Fichar resulta un verbo con un significado claro en el argot futbolístico. Despierta interés y genera ilusión a partes iguales. Los nombres propios enganchan y las caras nuevas son las que dan aliciente a los veranos en los que se añora el cuero sobre el verde. Sin embargo, no resulta una tarea sencilla y mucho menos en una categoría novedosa como es la Primera RFEF en la que ya se ve que las plantillas han subido el nivel de forma general. Errar está menos permitido que nunca. Ese es el objetivo de las secretarias técnicas, pero no resulta nada sencillo y dar con la tecla se convierte en muchas ocasiones en una tortura.

El Nàstic ha firmado un verano de tranquilidad en el que ha fichado con celeridad, pero con las ideas muy claras. La entidad tarraconense partía con la ventaja de que mantenía el bloque del año pasado, por lo que tenían que llegar varias caras nuevas, pero no remodelar casi al completo la plantilla como ha pasado en otros veranos. La estrategia era clara: había que fichar jugadores que dieran un salto cualitativo e intentarán mejorar a los jugadores que ya no siguen del año pasado.

El once tipo del Nàstic cuenta con hasta cinco titulares. Infografía: Diari

La temporada ya ha comenzado y no se sabe cómo será el rendimiento de los nuevos fichajes a largo plazo, pero de momento se puede afirmar sin tapujos que las nuevas caras granas ilusionan. En las primeras dos jornadas de campeonato, la mayoría de fichajes han ofrecido un rendimiento acorde a las expectativas generadas. Solo no han debutado Janick Buyla, que sigue sancionado y tampoco estará antes el Betis Deportivo; Nil Jiménez que llegó la semana pasada sobre la bocina del mercado, y pese a ello entró en la lista de convocados ante el Barça B, y Cirkovic, que no ha tenido minutos en partido oficial por decisión técnica.

Lo cierto es que los fichajes no han necesitado de una adaptación muy compleja, ya que la mayoría de ellos responden al perfil de jugadores contrastados en la categoría y que han convivido en distintos vestuarios. Además se han unido a un grupo que mantiene muchos de los pesos pesados de la temporada pasada y en el que Joan Oriol ha cogido el testigo de Jesús Rueda para liderarlo. El de Cambrils ya era una de las voces autorizadas el curso pasado y este año su importancia fuera del terreno de juego no ha hecho más que acentuarse.

Manu García, imbatido

Manu García es el portero que se fichó para resguardar la portería tarraconense. Una trayectoria imponente le avala y sus primeras actuaciones con el Nàstic también. Para y lidera en el juego aéreo. Dos requisitos claves para la categoría. De momento no ha encajado en las dos primeras jornadas, por lo que el comienzo ha sido inmejorable.

Un rol parecido se le ha encomendado a un Aythami Artiles que ya lidera la defensa. Su rendimiento en estas dos primeras jornadas ha sido notable. Es un defensa inteligente, con buen pie, contundencia y juego aéreo. El año pasado sufrió una grave lesión y de ahí las dudas, pero de momento está dejando pruebas evidentes de que anda totalmente recuperado.

En el centro del campo han llegado dos jugadores que están encandilando a la afición, aunque son perfiles distintos. Pedro del Campo está actuando de mediocentro ofensivo con una finura y personalidad destacables. Un mediapunta que ha retrasado su posición en favor del fútbol de Agné y que de momento está cumpliendo con nota en sus primeros partidos.

Algo similar logró durante la pretemporada un Jannick Buyla que jugó de falso extremo en la izquierda, pero que demostró ser una fuerza de la naturaleza, con un tren inferior de superior categoría, a la que le añade una depurada técnica tanto en el control como en el pase. Ya ha regresado a los entrenamientos tras disputar dos partidos con Guinea Ecuatorial.

Una zona ofensiva reforzada

Si hablamos de velocidad, Robert Simón se la ha dado en la banda derecha. El extremo del Badalona ha caído de pie en Tarragona. Es un jugador que comprende el juego, que tiene una gran toma de decisión y que se arropa en su electricidad para destrozar al rival. Por no hablar de sus centros que comienzan a ser auténticos caramelos para los delanteros. Ante el Atlético Sanluqueño fue de lo más destacado y frente al Barça B repitió una gran actuación en la que estuvo a punto de marcar hasta en dos ocasiones.

En la punta del ataque es donde han llegado otras dos caras nuevas. El nobel y el veterano. Dos perfiles distintos, pero que comparten olfato goleador. Pablo Fernández ya fue una de las sensaciones de la pretemporada y ha mantenido su nivele en las dos primeras jornadas. El faro de Candás es un futbolista imponente en el juego aéreo, inteligente tácticamente y que llega a zonas de remate con peligro. Por su parte, Édgar Hernández estuvo un par de semanas fuera por lesión, pero ya anda recuperado y ha tenido minutos en las dos primeras jornadas, ofreciendo juego de espaldas y amenaza aérea, siendo un perfil de delante similar al ariete asturiano.

Por último, Cirkovic y Nil Jiménez son los dos fichajes que no han debutado junto a Buyla. El serbio es la llegada foránea de cada verano. Una apuesta extranjera con la que el Nàstic busca encontrar un diamante balcánico. De momento no ha tenido protagonismo en la temporada, pero es cierto que ante el Atlético Levante en el partido de pretemporada dejó buenos minutos y una asistencia de gol.

Por su parte, Nil Jiménez llegó en el último día de mercado y será la competencia para Joan Oriol en el flanco izquierdo. Un lateral potente y con proyección que quiere crecer a la sombra del cambrilense. Fue la guinda a un mercado de 10.

Temas

Comentarios

Lea También