Marc Julià, la perfección desde la falta directa

Hockey. El jugador del Reus disfruta de un porcentaje impoluto desde el tiro directo. Ha anotado las seis faltas que ha lanzado

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: Alba Mariné

Foto: Alba Mariné

El potencial del Reus en el registro de la pelota parada resulta asombroso. De momento, ese argumento del juego, decisivo en el hockey actual, lo personifica con éxito Marc Julià (Olot, 1994). Su nivel de aportación es máximo. No ha cometido un solo de error desde el punto de la falta directa. Seis goles de seis intentos. La efectividad del atacante de Olot no resulta casual, cuida minuciosamente el oficio desde hace años. Se ha convertido en un feroz especialista. Garcia le mantiene la jerarquía esta temporada, aunque combinará faceta con Raúl Marín, otro devorador de directas, que acaba de aterrizar en el primer plantel procedente de Portugal. Los recursos del Reus se completan con Álex Rodríguez, en este caso como lanzador de penaltis.

La efectividad total de Marc Julià no suele darse en un campeonato como el español, con arqueros tan determinantes. Le marcó dos a Xus Fernández y a Martí Zapater, del Noia, dos más al Girona de Jaume Llaverola y dos al Calafell, con Xano Edo como meta. «Nunca había tenido tanta eficacia, es muy difícil, porque los porteros son muy buenos y porque nos conocemos mucho. Ahora solo me queda marcar algún gol que no sea de falta directa», reflexiona sonriente el protagonista, justo antes de iniciar la sesión de trabajo con el resto del equipo, ya con la vista puesta en el importante partido del domingo, en la pista del Caldes (20.00 horas, Esport 3).

El arte de las faltas directas no es fruto de la casualidad. Existe un trabajo minucioso detrás y también una tradición de años. «Siempre he lanzado directas, desde pequeño. Quizás me empecé a especializar desde mi paso por el Bassano», admite Julià. Dos días antes del partido de cada fin de semana, los especialistas de la bola parada reciben un vídeo por parte del segundo técnico del Reus, Ramon Margalef, para analizar los movimientos del portero al que se van a enfrentar en este tipo de situaciones. «Luego, nosotros decidimos el tipo de lanzamiento que realizamos». Al final de cada sesión de trabajo, Julià añade minutos de pista para practicar la técnica y la definición en este apartado tan puntual y concreto del hockey moderno.

Ocho de ocho
Los seis aciertos de Julià vienen acompañados por otros dos de Raúl Marín, otro especialista capaz de resolver con grandes porcentajes sus ejecuciones. En faltas directas, el Reus dispone ahora mismo de un cien por cien de efectividad. Ocho de ocho. El único penalti que ha lanzado en estas tres primeras jornadas, en cambio, no lo ha convertido. Fue el sábado, ante el Calafell. Àlex Rodríguez no logró culminar.
La capacidad ofensiva del equipo de Garcia en estos primeras tres fechas de la OK Liga ha subido muchísimos enteros. El coliderato que comparte con el Liceo, con tres victorias en tres envites, responde a números extraordinarios. Los rojinegros han marcado 20 goles y solamente han recibido siete. Mejoran muchísimo sus prestaciones con respecto al año pasado, en el que sufrían para ver portería enemiga. Hay motivos para creer.

Temas

Comentarios

Lea También