Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Medio siglo de Santes Creus

La escuela de fútbol formativo reusense cumple 50 años de vida con buena salud. Las nuevas instalaciones de Mas Tallapedra le han permitido una evolución dulce

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Toda la familia actual del Santes Creus, reunida en una foto en el campo de Mas Tallapedra. Foto: Santes Creus

Toda la familia actual del Santes Creus, reunida en una foto en el campo de Mas Tallapedra. Foto: Santes Creus

Un 13 de junio de 1967 se encendió la llama del CE Santes Creus gracias a un joven entusiasta reusense que con 13 años de edad y el entusiasmo juvenil llevó a cabo una idea que acabaría convirtiéndose en referencia. Hablamos de Lluis Arto Montaña, que inauguró el viaje del Santes Creus en el mismo barrio reusense, siempre con la colaboración y el arropo de varias personas de confianza. Ha pasado medio siglo desde entonces. Un millón de experiencias, instantes duros y días de vino y rosas. El caso es que hoy, en el Mas Tallapedra, late a todo trapo el moderno Santes Creus, club de fútbol formativo icono en la capital del Baix Camp y también en el territorio catalán.

350 jugadores repartidos en 24 equipos componen actualmente el club, que dispone de todas las categorías de fútbol formativo, pre-benjamín, benjamín, alevín, infantil, cadete y juvenil. El presidente Ramon Alabart está secundado por Pere Rubio, Gaspar Sentís, Josep Maria Salvadó y Pilar Morales, su gente de confianza y miembros de la junta directiva del CE Santes Creus. El presente sitúa la sede del club en las instalaciones municipales de Mas Tallapedra, lugar estratégico para su progreso.

Las nuevas instalaciones

La instalación de nuevos campos de césped artificial y la modernización de Mas Tallapedra han provocado que el Santes Creus disfrute de un acomodo ideal para continuar con su proyecto, aunque ha necesitado reducir fichas de jugadores. Llegó a juntar a unos 400 en una misma temporada.

Sergi Salvadó coordina en la actualidad las categorías de fútbol once, juvenil, cadete e infantil. Lluís Vidal, un histórico del fútbol base reusense, se mantiene como director deportivo e Ignacio Rodríguez dirige las categorías de fútbol 7, alevín, benjamín, pre-benjamín y escuela.

«Las nuevas instalaciones nos han ayudado a dar un paso adelante, nos han posibilitado tener un espacio ideal para agulitnar a tantos jugadores y a tantos equipos», comenta Alabart. Santes Creus y el Reddis, otro de los clubs con historia de la ciudad, comparten el terreno de Mas Tallapedra, también con disposici?ón de varios campos de fútbol 7 acondicionados con moqueta artificial.

El club llegó a disponer hasta de un equipo amateur en categorías regionales, aunque en los años 80 se decidió acabar con la idea e invertir el presupuesto esconómico en los equipos de categorías inferiores para crear una escuela potente. Se ha conseguido con el paso del tiempo. El prestigio del Santes Creus resulta incuestionable en el presente.

12 lugares distintos

El tránsito del Santes Creus no ha resultado sencillo. Ha necesitado emigrar de instalación en instalación hasta completar hasta 12 viajes distintos. Todo empezó en el barri Montserrat, germen del club, aunque han acogido al Santes Creus, por ejemplo, el antiguo estadio del Reddis, en la calle Montblanc, los colegios Nazaret, Salle de Reus y Pare Manyanet, o los campos de fútbol de Castellvell, CF Reus y Mas Iglesies.

Ramon Alabart necesita mirar por los intereses de la entidad cuando recibe la visita de algún ‘grande’ con la intenci´pn de llevarse a uno de sus chicos. «Realmente se puede hacer poco, porque ya se van muy jóvenes y en caso de beneficio económico no lo puedes cobrar hasta que no es edad infantil». El presidente eso sí presume del buen trabajo que se realiza en la academia. «Si vienen es porque las cosas se están haciendo bien. Creo que tenemos ejemplos de muchos años»,.

La ambición del Santes Creus por seguir creciendo no dispone de límites. Sólo los que marca su espacio de acomodo. Ni su máximo dirigente ni los futuros cracks que componen la escuela de fútbol desean detenerse. Ni siquiera la fecha de caducidad de Alabart al mando del club, cada vez más cercana, impide ver un futuro repleto de luz para esta familia emblemática del fútbol ganxet. El CE Santes Creus levanta simpatía y admiración hasta hoy. Y pretende que esos valores no cambien en el futuro.

Temas

  • DEPORTES

Lea También