Más de Deportes

"Mi padre nos inculcó la pasón por el Athletic por encima de Barça y Madrid"

Fútbol. Los hermanos Aitor y Asier Expósito residen en Reus pero comparten el sentimiento por el Bilbao desde la cuna y celebran el éxito de la Supercopa

Marc Libiano

Whatsapp
Aitor, a la izquierda, junto al resto de miembros de la peña de Tarragona. Foto: Cedida

Aitor, a la izquierda, junto al resto de miembros de la peña de Tarragona. Foto: Cedida

En casa de los Expósito, en Bilbao, Raúl inculcó a sus hijos la pasión y el sentimiento por el Athletic. También la filosofía peculiar del club. Casi un modelo de vida. Raúl avisó a  Aitor y Asier de un rasgo innegociable. «Aquí somos del Athletic, si os hacéis del Barça o del Madrid no os voy a mimar». Los hermanos captaron el mensaje evidentemente simpático de papá.

La familia se presentó en el viejo San Mamés con asiduidad. De hecho, el primer gran ídolo de Aitor tiene nombre y apellido. «Julen Guerrero andaba en pleno auge y un día me hice una foto con él. Se portó muy bien con nosotros», recuerda. De aquellos tiempos de infancia en La Catedral, Aitor y Asier guardan recuerdos casi de cuentos de Hadas. Crecieron con la etiqueta del Athletic y el significado de un club que en la ciudad y en el País Vasco representa mucho más que el grito de un gol. 

Los estudios y las vidas profesionales de Asier y Aitor les llevaron a Reus un tiempo después. Hoy permanecen en la capital del Baix Camp. Viven juntos. Aitor ejerce de enfermero en el hospital reusense y su hermano labora en una empresa. Rápido se unieron el proyecto que hace unos años la Peña Indarra Gorri Ta Zuria inauguró en la provincia de Tarragona. Asier y Aitor, junto a su padre Raúl, se asociaron a ese movimiento de creencia en el Bilbao. Hoy, el grupo cuenta con unos 30 socios.

El título de la Supercopa puede verse como un premio menor para Barça y Madrid, acostumbrados a levantar títulos. Para el Athletic es una conquista de gran magnitud. «Le ganamos al Madrid y al Barça. Eso hará que nos tengan respeto. Para el Athletic es muy importante», reflexiona Aitor.

Él y Asier vieron juntos la gran final de este domingo. Las restricciones que ha provocado la pandemia también obligaron al resto de miembros de la Peña de Tarragona a separarse para seguir el duelo ante el Barcelona. «Nos comunicábamos por mensajes o videollamada. No había otra opción». Otros hinchas tarraconenses del Athletic tuvieron que trabajar esa noche, aunque no por ello dejaron de disfrutar el éxito.

Villalibre y su trompeta les emocionaron. El Búfalo, tal y como le conocen, se ha convertido en todo un icono. «Es un chico de la cantera que ha tenido que currar mucho para jugar en el primer equipo. Fue cedido varias veces, pero nunca se ha rendido», confirma Aitor.

Los Expósito se han apuntado casi siempre a la actividad frecuente que ha mostrado la peña tarraconense mientras se ha podido acudir a los estadios. Viajes por Europa y por el resto de estadios de LaLiga, así como a Bilbao, han completado la hoja de ruta del grupo, que ya desea poder reemprender sus excursiones deportivas. «Mi padre nos inculcó el Athletic por encima de Barça y Madrid». Lícito y admirable.

Temas

Comentarios

Lea También