Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Moha acerca a la Pobla al sueño del play off (Pobla 2-0 Castelldefels)

El delantero del filial grana fue clave para tumbar a un superado Castelldefels

Juanfran Moreno

Whatsapp
Moha en el momento en el que anota el segundo gol. Foto: José María García

Moha en el momento en el que anota el segundo gol. Foto: José María García

Perdonen que empiece así esta crónica, pero es necesario. Porque uno sigue el partido del Nàstic por el móvil y sabe que cada aviso va a ser una puñalada directa al alma. Porque uno ha dejado de creer en un conjunto abocado al desastre. Por eso uno respira aliviado cuando le mandan a cubrir un partido de la Pobla. Porque al menos sabe que va a ver a once futbolistas comprometidos y con toda el hambre del mundo habida y por haber. Porque las cosas les saldrán o no, pero nadie les negará que son todo corazón. En definitiva, la Pobla es ese hermano pequeño que no para de dar consejos al hermano mayor de cómo se debe uno comportar en la vida. Un intercambio de papeles en toda regla.

Vayamos al partido del filial grana en sí, que ya toca. Los de Juanma Pavón volvieron a demostrar que merecen entrar en el play off por la puerta grande. No dieron prácticamente opciones a un Castelldefels al que desquicio con y sin balón. Porque el conjunto poblense hizo gala de una puesta en escena autoritaria y un manejo mental exquisito. Cuando tocaba tener el balón lo tenía con criterio. Cuando tocaba replegar, lo hacía con firmeza.

Moha puso el sueño a un paso en el minuto 5 de partido. En los primeros suspiros del partido, el delantero de la Pobla aprovechó una falta lateral para rematar un balón con el interior y ponerlo lejos de los guantes del meta del Castelldefels. El pase atrás de toda la vida. Una jugada tan previsible como efectiva. Ayer, se volvió a comprobar.

Con el gol, la Pobla entró en un pequeño bache de ansiedad. No sabía si defender el marcador o lanzarse a por el segundo. Fruto de esa indecisión, el Castelldefels apretó pero no encontró el premio del gol. Ni decir que para marcarle a la Pobla hay que batir a Perales. Sangre, sudor y lágrimas.

Al descanso se llegó con victoria por la mínima para el filial grana y con la sensación de que el partido no se podía escapar. En la reanudación, los de Juanma Pavón siguieron destilando una firmeza imponente. Eran el claro reflejo de algo que siempre repite su técnico, un conjunto competitivo.

Fruto de saber manejar las diferentes tesituras que planteaba el choque, llegó el segundo gol de la Pobla y el segundo en la cuenta particular de Moha. El ariete aprovechó una gran jugada individual de Ballesteros en las trincheras  para batir al meta rival con una definición de manual.

Con el dos a cero, la Pobla sonreía. Sabía que tenía todo en su mano para poner el play off de ascenso a un paso. No contemplaron sufrimiento. Porque supieron defender y manejar los tempos del partido. El choque fue muriendo para disfrute de los locales y sufrimiento de los visitantes. Solo un cabezazo del Castelldefels que se estrelló en el larguero de la meta de Perales provocó un sobresalto.

La Pobla está a tres puntos de clasificarse para los play off. Qué nadie dude de que es absolutamente merecido. Una plantilla que se ha sobrepuesto a un cambio de entrenador y a múltiples lesiones y que ha seguido compitiendo en todo momento. Queda un pasito, ante el Espanyol B. Ténganlo claro, estos no les van a fallar.

Temas

Comentarios

Lea También