Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mossa conquista a la plaza

El lateral valenciano dejó atrás la 'comodidad' del Levante B en busca de un futuro más ambicioso. Llegó al Nàstic para hacerle la competencia a Verdú. Hoy es el tercer jugador más utilizado
Whatsapp
Mossa disputó los 90 minutos del encuentro ante el Mallorca B. Foto: Lluís Milián

Mossa disputó los 90 minutos del encuentro ante el Mallorca B. Foto: Lluís Milián

El Levante UD era su casa. La Ciudad Deportiva granota quedaba a no más de 52 kilómetros de distancia de su pueblo, El Puig. Capitán del filial levantinista y toda una institución, después de cinco temporadas y 185 partidos, la vida como futbolista se había vuelto cómoda para José María Angresola – otro ‘Mossa’ (designación de tradición familiar) de los de toda la vida para los habitantes de El Puig–. Y fácil. Demasiado para un jugador ambicioso. Un futbolista que había peleado como el que más para llegar al primer equipo del Levante. Llegó a debutar en Segunda, en la 2008-09 con Luis García de técnico, pero no pudo asentarse. Su momento pasó justo cuando el equipo ascendió de categoría. En Primera, «es más difícil apostar por un joven de la cantera», decía el mismo Mossa en una entrevista al Diari a principios de temporada.

Con 25 años tenía dos opciones:seguir en la tranquilidad del ‘burladero’ levantino, aprovechando el argot del mundo de los ‘bous’ al que es aficionado, o salir a plaza. Mossa cogió el capote que le ofreció Emilio Viqueira.

El director deportivo del Nàstic apostó por esa mezcla de juventud y veteranía en Segunda B, ya que Mossa había disputado un centenar de encuentros en la categoría. La temporada anterior Ramón Verdú se había asentado en el lateral zurdo grana, como único jugador natural en esa posición, y Vicente Moreno quería competencia en el puesto. Ésa era la función de Mossa, competir. Y vaya si lo ha hecho. El jugador valenciano le ganó la partida al andaluz desde el primer día. Una decisión valiente del técnico. Sentó a un ‘intocable’ y apostó por Mossa. La respuesta del ex del Levante B ha estado a la altura.

Desde el primer partido contra el Sant Andreu solo ha hecho que progresar. Quizás el que más en toda la plantilla grana, junto con Gerard Valentín, su homólogo en la banda derecha, hasta que la lesión del gerundense. Tanto que Verdú, su ‘rival’ por el puesto, decidió coger las maletas por la dificultad que entrañaba sacar a Mossa del once titular. De hecho, el valenciano únicamente se ha perdido tres encuentros, dos de ellos por sendas sanciones, y es el tercer jugador con más minutos (2.648) de la plantilla, solo superado por Manolo Reina (2.790) y Pablo Marí (2.790).

A día de hoy, las dudas iniciales quedaron atrás. Pocos aficionados se imaginan ahora un once sin el de El Puig en el lateral zurdo. Ya sea en defensa de cuatro o actuando de carrilero por delante de la zaga de tres. Se ha mostrado impenetrable y sus incursiones en ataque, siempre realizadas en los momentos adecuados, le han convertido en un excelente recurso ofensivo.

Si todo va bien, Mossa regresará este verano a El Puig a hombros. Por la puerta grande. Como todo un futbolista de Segunda división.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También