Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'No firmo acabar tercero'

Quedan seis partidos para finalizar el campeonato y el Nàstic depende de sí mismo para ascender. Moreno, ambicioso

Jaume Aparicio López

Whatsapp
El técnico del Nàstic, Vicente Moreo, habló ayer del partido ante el Almería, de mañana. Foto: Pere Ferré

El técnico del Nàstic, Vicente Moreo, habló ayer del partido ante el Almería, de mañana. Foto: Pere Ferré

Sería ridículo que a principios de temporada ninguno de los miembros de la familia del Nàstic hubieran firmado acabar la temporada del regreso a Segunda división en tercera posición. Esa meta parecía una locura, un pensamiento insensato. Con salvar la categoría tenían más que suficiente. Pero el equipo de Vicente Moreno ha hecho realidad los sueños del pasado verano, cuando en los despachos del Nou Estadi Emilio Viqueira y el resto del cuerpo técnico ponían caras a un proyecto que llega al tramo final de liga en tercera posición y dependiendo de sí mismo para lograr el ascenso directo a Primera.

«Nunca firmo nada antes de tiempo», decía ayer el entrenador granate. Como todos, ve la actual posición como una situación «superlativa, pero hay seis partidos en juego, porqué conformarnos y renunciar a ganarlos todos». El Moreno más ambicioso salió a relucir justo antes de la visita del Nàstic al Estadio Juegos Mediterráneos de Almería.

Si ver al Nàstic en la zona alta de la tabla sonaba extrañísimo al principio de la competición, más raro es encontrar al Almería nadando contra la corriente que le amenaza con arrastrarlo a Segunda B. «Era el equipo que todos teníamos en la cabeza para pelear por el ascenso, por el gran equipo que tiene», reconocía Moreno. El preparador valenciano, no obstante, advertía que «en la segunda vuelta está demostrando el potencial que tiene, con números de equipo de play-off».

El aterrizaje de Gorosito al banquillo rojiblanco tiene mucho que ver con ese cambio. El argentino es un entrenador que conoce bien Vicente Moreno. El valenciano fue pupilo del actual técnico del Almería en la temporada 2009-10, en el Xerez. «Sé la forma que tiene de trabajar y de jugar. Determinados equipos tienen condicionantes que los hacen especiales. Por su disposición táctica, menos común, es más contrarrestarlo y te obliga a introducir cambios. El Almería es uno de esos equipos», explicó Moreno.

Nàstic y Almería viven dos realidades opuestas. Para Moreno las dos generan «responsabilidad». Entiende cómo debe sentirse los futbolistas del cuadro andaluz. En su etapa de jugador vivió esa situación de escapismo contra el descenso. «Se sufre mucho y es difícil jugar en esas circunstancias», dijo el preparador granate. Tampoco le preocupa. Es cosa de Gorosito. El técnico de Massanassa está concentrado en transmitir a sus jugadores un mensaje claro y conciso en cuanto al factor anímico o psicológico:«Tiene que disfrutar. Estar alegres. Lo que tenemos entre manos es poder mantener cada semana una ilusión y hay que llevarlo bien. Es así como tendremos opciones de lograr cosas».

Contra el Mirandés el Nàstic se reencontró con la victoria después de cuatro partidos. «Esa es una manera de ver las estadísticas», repite el técnico cada vez que sale a relucir el dato. A él le gusta más ver la botella medio llena. Fijarse en las abundantes cifras que hablan maravillas de sus chicos. Ayer dio unas cuantas:«Somos el equipo máximo goleador en casa. Fuera somos el segundo que más goles hace y el que menos pierde». Tantas estadísticas positivas que es imposible no ver capaz al equipo de mejorar la tercera plaza.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También