Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nàstic: La madurez del experto

El Nàstic interpreta cada vez mejor los partidos y muestra inteligencia a la hora de decidir la estrategia a seguir en cada circunstancia
Whatsapp
Marcos De la Espada vuela para rematar un balón en el encuentro ante el Sant Andreu. Foto: Nàstic

Marcos De la Espada vuela para rematar un balón en el encuentro ante el Sant Andreu. Foto: Nàstic

Cuando el Nàstic descendió a Segunda B se dio de bruces con una categoría, que después de muchos años, le resultaba extraña. Se acogió a su potencial para acabar viéndose partido tras partido abocado a un combate de guerrillas. Le costó entender que ni toda la calidad del mundo podía obtener el éxito si no participaba en la lucha cuerpo a cuerpo. Aunque ello limara las diferencias entre su gran armada y el resto de equipos.

El aprendizaje le llevó meses. Una temporada para entender el juego y varias jornadas más para adaptarse a él. Vicente Moreno fue quien más rápido entendió el concepto y a día de hoy, el Nàstic es el mejor y el más experto del grupo 3 de Segunda B. Tanto que cuando saltan al campo, ya tienen el diseño del partido. Solo basta con ejecutar paso a paso el plan.

No es un cambio que se haya producido en estas últimas jornadas. Viene del pasado curso cuando en la segunda vuelta el equipo ya empezó a mostrar cierto pragmatismo en sus desplazamientos. Este año ha alcanzado la madurez. Está preparado para todo. De diez encuentros como visitante ha ganado seis (el que más junto con el Hércules) y sólo ha perdido tres de ellos. El olvidable encuentro ante el Huracán Valencia (2-0), el desafortunado ante el Lleida Esportiu (1-0) y frente al Espanyol B (2-0), un día donde se exhibió el goleador de la categoría Jairo.

La afición también ha entendido que para ascender, en ocasiones hace falta dejar de lado la exquisitez, y tragarse encuentros en los que pasa más bien poco. Como en Sant Andreu. Si no pasó nada después del gol de Rocha fue porque el Nàstic quiso. Trabajó para ello. Una faena en la que participaron todos. Desde Marcos, hasta Reina, trascendental con sus actuaciones. El sacrificio defensivo y la implicación fue máxima por parte de los once jugadores de inicio y de los tres jugadores de refresco. La zaga grana volvió a exhibir su contendencia. Los laterales cumplieron con la exigencia de mantener la posición mucho más que otros días. Manolo Martínez interpretó su papel de la manera más inteligente, mientras Rocha desplegaba sus virtudes también en la contención.

Más tuvieron que correr Lago Júnior y Luismi. Fundamentakle sus ayudas para evitar los ataques por las bandas. Rayco, incómodo en un terreno reducido, se hartó de presionar a los rivales, como Marcos. Todo el equipo leyó bien el choque y vieron que lo que tocaba era apretar filas y defender el arco de Reina.

Esa protección se ha vuelto característica también del Nàstic de Moreno. Es el segundo equipo menos goleado del campeonato, tras del Hércules, pero con un dato a favor que revela el nivel defensivo que ha alcanzado el cuadro tarraconense:de los 20 encuentros de liga, 11 han acabado sin que Reina encajara ni un gol. Solo en dos de esas ocasiones no ha ganado.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También