Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Oliver gana más tiempo, el juez de LaLiga puede fallar a finales de mes sobre el Reus

En principio estaba previsto que lo hiciera el 15 de enero. El máximo accionista todavía no ha cerrado la venta del club

Diari de Tarragona

Whatsapp
Oliver y el expresidente Salvador Batlle. Foto: Alfredo González

Oliver y el expresidente Salvador Batlle. Foto: Alfredo González

La situación crítica del CF Reus puede disponer de más capítulos de lo esperado y lo aconsejable si se confirma que el juez de disciplina de LaLiga, tal y como anunció el diario Sport, va a fallar sobre el expediente administrativo que ahora mismo tiene abierto el club a finales de mes. En todo caso, la SAD rojinegra dispone de tiempo para presentar sus respectivas alegaciones hasta mañana martes. En un principio estaba previsto que el martes ese juez fallara sobre el asunto, aunque es probable que no así.

Esta posibilidad significa más tiempo para Oliver, que todavía no ha cerrado ningún acuerdo de venta del club con las opciones que tiene abiertas y que siguen trabajando para recopilar todo el laberinto burocrático y poner el dinero necesario, mínimo cinco millones de euros, para solventar la deuda del club. Ahora mismo el escenario es claro. Al mejor postor. El inversor que ponga antes el dinero va a convertirse en nuevo propietario del CF Reus. Entre los candidatos se encuentra el grupo apoya al empresario reusense Ángel Pérez que hoy podría reunirse con LaLiga para tratar la situación real del club.

El Reus, ahora mismo, es una entidad en condiciones precarias. A los jugadores del filial ya se les debe cuatro meses y alguno de ellos ha asegurado que no puede aguantar más esta situación. Cuerpo técnico, empleados y toda la estructura del fútbol base tampoco han percibido las últimas cuatro nóminas. A los futbolistas del primer equipo se les vuelve a deber un mes, el de diciembre.
Oliver, de presidente

El todavía propietario rojinegro acudió al partido del sábado ante el Numancia y ocupó la posición presidencial en el palco, ya que por primera vez desde que renunció al cargo de presidente, Xavier Llastarri ya no ejercía esa figura. A pesar de los reproches de los aficionados, Oliver mantuvo la compostura, acompañado del alcalde de la ciudad, Carles Pellicer, y el concejal de deportes, Jordi Cervera. 

Justo antes de entrar en el estadio, en el mismo aparcamiento privado de acceso, se produjo un encuentro curioso que terminó en intercambio de opiniones entre el mismo Joan Oliver y el expresidente de la entidad, Salvador Batlle, que también se ha mostrado preocupado por el complicado presente que vive el Reus.

Tampoco está tan clara esa postura sobre un fallo del juez que elimine al Reus de la competición en enero y le descienda a Segunda B. No existen precedentes y podría crear uno peligroso. Córdoba y Extremadura se hallan en una situación similar a la de los reusenses. A nivel deportivo, la resolución sobre el descenso sería poco entendible. Aunque muy mermado, el Reus dispone de las fichas suficientes para seguir compitiendo (12). Si la opción del descenso surge estará más ligada a la deuda que acumula el club.

Las Palmas y Albacete
Si el juez no falla esta semana supondrá que el Reus está obligado inicialmente a disputar sus dos próximos compromisos. Se trata de la visita el próximo 19 de enero de la Unión Deportiva las Palmas y la posterior visita al Carlos Belmonte abre el Albacete previsto para el domingo 27 a las 12:00. 

A pesar de la noticia, ésta no arregla una situación límite, ya que el club pide a gritos un impulso económico exterior que todavía no ha llegado y que urge, sobre todo para que la salud del CF Reus, poco a poco, vaya recuperándose. Oliver ha asegurado de nuevo en conversaciones privadas que espera poder cerrar alguna de las operación que tiene abiertas entre hoy y mañana, aunque veremos qué desenlace tienen todos estos frentes abiertos.

Pendientes de Pol
A nivel deportivo, el técnico Xavi Bartolo se encuentra en vilo, pendiente del estado físico de su único portero con ficha de la primera plantilla, Pol Freixenet. Éste se lesionó en la última jugada del partido del sábado ante el Numancia y tuvo que abandonar el césped en camilla. Las primeras impresiones parecen descartar ninguna rotura de ligamento cruzado, aunque el meta pasará hoy una resonancia magnética que dictaminará el estado real de ese percance.

Resulta muy complicado que Pol pueda llegar en condiciones al partido del próximo sábado ante Las Palmas, de nuevo en el Estadi municipal.

Temas

Comentarios

Lea También