Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Deportes Gran momento

Paola Soldevila y la Real Sociedad jugarán la final de la Copa de la Reina

La de Porrera y su equipo superaron al Sevilla (3-1) y disputarán la primera final copera de la historia de la entidad
 

Redacción

Whatsapp
Paola Soldevila (derecha), durante un partido disputado con la Real Sociedad. Foto: cedida

Paola Soldevila (derecha), durante un partido disputado con la Real Sociedad. Foto: cedida

Paola Soldevila disputó la totalidad de minutos en la semifinal de la Copa de la Reina que enfrentó a su equipo, la Real Sociedad, donde cumple la cuarta campaña, y al Sevilla. La jugadora de Porrera y sus compañeras ganaron al bloque andaluz por 3-1 y se ganaron el derecho a disputar la primera final de la Copa de la Reina de la historia de la entidad. 

La Real había llegado por segunda vez a las semifinales de la competición copera y no dejó escapar la oportunidad de ganar el billete para un final que disputarán frente al Atlético de Madrid, que eliminó al Barça (2-0), y que tendrá como escenario el estadio de Los Cármenes de Granada el día 11 de mayo. Sin duda, será otro día histórico.

El partido de ayer, disputado en Anoeta con la presencia de 18.731 espectadores, empezó con dos goles en dos minutos. Se adelanto la Real Sociedad por medio de Kiana Palacios, que aprovechó una buena asistencia de Nahikari García en 20 segundos. Dio réplica el conjunto sevillano de inmediato con el gol en propia puerta de Maddi Torre. Paulatinamente, las visitantes se hicieron con el control del balón y cuando parecía que podían tomar ventaja en el marcador, la Real anotó el 2-1. Un córner sacado por Leire Baños fue rematado de tacón por Nahikari García y rebotó en la defensa sevillista Marta Carrasco antes de entrar en la portería. 

En la segunda mitad, un tanto conseguido por Ane Etxezarreta sirvió pare sentenciar esta confrontación. Ahí se acabó el partido, puesto que aunque el Sevilla siguió luchando para cambiar el resultado, la Real siguió mostrando una buena versión de sí misma e hizo las delicias de sus incondicionales. Al finalizar el choque, la euforia se hizo patente en el estadio. 

Temas

Comentarios