Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Patrón sin tesoro (Sabadell 1 - 0 Pobla)

La Pobla pagó demasiado caro el tanto encajado en el tramo inicial del exgrana Osado en el campo del Sabadell. Pese a disponer de las mejores ocasiones para empatar, los chicos de Martín Posse se marcharon con la manos vacías
Whatsapp
Osado celebrando el gol del Sabadell. Foto: Pedro Salado/CE Sabadell

Osado celebrando el gol del Sabadell. Foto: Pedro Salado/CE Sabadell

La primera derrota de la Pobla se gestó en la Nova Creu Alta. Tras tres jornadas empatando, el conjunto tarraconense cayó ante uno de los ‘gallos’ del grupo, el Sabadell. El filial grana fue fiel a su estilo:apostó por la posesión para desarbolar al rival y con paciencia halló espacios, aunque le faltó pegada de cara a puerta. El bloque arlequinado anotó en la primera llegada y se puso el mono de defensa para sufrir con prácticamente todo el encuentro por delante, respirando apenas en algún contraataque. Supo aguantar y se adjudicó el premio. Son caprichos de la Segunda B; el que juega mejor no siempre termina con una sonrisa.

La Pobla fue superior al Sabadell en el primer acto. Los arlequinados apenas vieron el área de Varo más allá de la escena del gol y con el paso de los minutos sucumbieron al juego de posesión de los grana, que tuvieron más de una ocasión para empatar. La segunda mitad fue más abierta. Ambos equipos gozaron de opciones para mojar, pero la suerte y los porteros impidieron ver más tantos.

El conjunto sabadallense encontró la fortuna en la primera acción en que pisaba el área del filial grana. Servicio de banda para Pol Roigé que le gana la carrera a Espasandín y la pone al primer palo donde Osado, exjugador de la Pobla, cabecea para superar a Alberto Varo.

El partido entró en una dinámica dominada por el centrocampismo, con pocas llegadas. Los chicos de Martín Posse botaron varios córners con apenas peligro y enviaron una bola a las nubes. Ninguno de los dos conjuntos tenía cogido el pulso a la contienda, lo que beneficiaba al Sabadell, con ventaja en el marcador, mientras el reloj corría en contra de los intereses poblenses.

A la media hora, los visitantes desaprovecharon una oportunidad golosa para empatar. Gabi López definió bien ante Craviotto para superar al meta, pero Valentín la salvó sobre la línea de cal, el portero la recogió con las manos y el colegiado decretó cesión. La ejecución de Kike Tortosa, desde la frontal del área pequeña, por bajo, la escupió la barrera a saque de esquina.

La Pobla dio un paso adelante y se adueñó de la medular. El buen posicionamiento de los tres medios grana y su asociación con Tortosa desgastaba la zaga arlequinada y propiciaba las llegadas poblenses. Centro a Emaná, al que se anticipa Craviotto y disparó lejano de Tortosa sin consecuencias.

 

El larguero, un aliado

Pero cuando el Sabadell parecía inofensivo, sin opciones de acercarse al área de Varo, hilvanó un contragolpe envenenado que Marc Fernàndez culminó con un trallazo al travesaño grana.

Al filo del descanso, el filial del Nàstic tendría otra ocasión para rascar la igualada. Peinada de Stephane Emaná ante una mala salida del arquero Craviotto, pero el cuero sale fuera del campo sin oler portería.

En la reanudación el Sabadell saltó a la Nova Creu Alta enchufadísimo. De la mano de Forgas y Marc Fernàndez encararon meta sin suerte en la definición. Pero el empuje local se esfumó en un santiamén y la Pobla volvió a apoderarse de la posesión y la batuta del juego.

Con la sustitución de Pirulo por Osado el cuadro arlequinado ganó un hombre en la zona de construcción para discutirle la bola al conjunto poblense que, cada vez más apremiado por el reloj, optó por un estilo más profundo.

Pese al ímpetu de la Pobla por igualar el marcador, la partida se tornó abierta y el equipo local atacaba con peligro. Pase delicioso de Pol Roigé para Forgas que chutó duro y Varo salvó los muebles. Pocos instantes después, Valentín soltó un chupinazo lejano que el ‘Águila’ de La Canonja, clave de nuevo, repelía con una estirada de mérito.

Restaba tiempo para la reacción visitante. Lo iban a intentar los chicos de Martín Posse. Tras un contragolpe, el esférico cayó a los pies de Kike Tortosa en un cara a cara ante Craviotto que el cancerbero local solventó muy seguro. Alcanzando el 90’, un rebote juguetón dentro del área arlequinada llegó a Emaná, que no reaccionó a tiempo y el portero se hizo con la pelota. Ya en el añadido, un centro de Calavera que se envenenó lo envió a córner Craviotto. Fue la última moneda de una Pobla que no pudo hacer saltar la banca.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También