Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pau Vela afronta en Brasil la recta final de su carrera deportiva

El tortosino compite con la selección brasileña de remo formando pareja con su hermano Xavi y aspira a clasificarse para los Juegos de Tokio antes de retirarse y poner fin a su brillante trayectoria

Enric Algueró

Whatsapp
Pau Vela, de 33 años, terminará su carrera compitiendo con su hermano Xavi. Aspiran a tener billete para los próximos Juegos.  Foto: DT

Pau Vela, de 33 años, terminará su carrera compitiendo con su hermano Xavi. Aspiran a tener billete para los próximos Juegos. Foto: DT

Pau Vela afronta el tramo final de su brillante trayectoria como deportista en activo. El remero tortosino de 33 años terminará su carrera compitiendo con su hermano Xavi, como componentes de la selección brasileña dejando atrás su etapa con la española. Integrados en el Club Regatas Flamingo, lograron el título con el dos sin timonel en el Campeonato de Brasil el pasado mes de mayo, y también disputaron en junio la segunda Copa del Mundo en Poznan, ocupando la 11ª posición.

Pau empezó muy pronto a remar en el Club de Rem Tortosa, y desde 2003 ha ido acumulando títulos en las diferentes categorías, tanto en el Campeonato de España como el de Catalunya. Como juvenil compitió en dos campeonatos del Mundo y en tres de la categoría sub-23. 

En la absoluta siguió acumulando títulos a nivel autonómico y estatal, disputando además cuatro mundiales y cinco europeos, en estos últimos con plata en 2012 con el dos sin timonel, y bronce con el cuatro en el 2009, el mismo metal que obtuvo en los Juegos del Mediterráneo de Mersin y la Copa del Mundo de Lucerna en el 2013. Participó en los Juegos de Rio, con Àlex Sigurbjornsson, su pareja en las últimas temporadas en el dos sin timonel.

Objetivo: Tokio 2020
Tras una larga trayectoria, ha tomado una importante decisión sobre su futuro como remero y sus principales objetivos: «Me gustaría estar en los Juegos de Tokio con mi hermano Xavi, y si lo conseguimos será mi última competición oficial en activo, en el caso de no lograr la clasificación, lo dejaría antes, una vez finalizado el compromiso que tenemos con el Flamengo en octubre en el campeonato brasileño». 

Piensa que ha llegado el momento de tomar esta decisión: «Son muchos años en competiciones de alto nivel y exigencia, en un deporte muy sacrificado, donde al margen de las satisfacciones por los logros, no cuentas con las mismas compensaciones que en otras modalidades». A pesar de las dificultades que comporta una clasificación de unos Juegos, está convencido de que pueden tener fundamentadas opciones: «En el próximo Mundial habrá 11 plazas en juego, y las siete primeras posiciones parecen bastante definidas, pero las cuatro restantes estan muy abiertas, y nosotros aspiramos a poder logar una de estas plazas, de lo contrario deberemos luchar por las dos restantes en el preolímpico de Lucerna». 

Antes tendrán a partir del 7 de agosto otro reto importante con la selección brasileña, con la disputa en Lima de los Juegos Panamericanos: «Saldremos con la intención de subir al podio, pero la consecución de medallas no es nada fácil, hay rivales complicados, sobre todo los representantes de Chile». 

Si se clasifica para los Juegos Olímpicos de Tokio, esa será su última competición

Pau, que sigue perteneciendo al Club de Remo Tortosa, donde inició su actividad, reside en Banyoles, compaginando sus entrenamientos con la profesión de fisioterapeuta, y desde hace unos meses entrena con su hermano para preparar los próximos compromisos: «Xavi reside en Barcelona y se desplaza diariamente a Banyoles para entrenar en sesión matinal, y la tarde la dedico a mi ocupación laboral». 

Con su hermano Xavi disputará las últimas competiciones. Él fue el que dio el primer paso, y en los Juegos de Rio de Janeiro compitieron defendiendo diferente bandera. Hijos de padre brasileño, ambos cuentan con la doble nacionalidad, y Xavi fue el primero en tomar la decisión de formar parte de la selección brasileña, y ahora Pau ha seguido sus pasos: «No guardo rencor a nadie, los técnicos toman decisiones buscando lo mejor para equipo, pero últimamente habíamos perdido mucho protagonismo en la selección española, y no contábamos para participar en las competiciones internacionales, por esto pensé que era mejor competir con Brasil».

El papel de su hermano
Además, tiene el aliciente de poder remar con su hermano: «En las últimas temporadas siempre había formado pareja con Àlex, pero ya manifestó su intención de seguir remando pero con menos dedicación, al estar más pendiente de su futuro profesional, mientras tanto Xavi, cuando llego a Brasil, se encontró con que Willian Giaretton, con el que había formado equipo en las últimas regatas, competía con otro compañero, y no desaprovechamos la oportunidad para poder remar juntos». 

Está satisfecho del trato que estan recibiendo por parte de la Confederación Brasilera de Remo: «Nos han acogido muy bien, y también intentan darnos el máximo de facilidades, en la Copa del Mundo de Poznan, no compitió la selección y fuimos tan solo nosotros con nuestros propios medios, pero después a pesar de no estar estipulado, nos concedieron una ayuda», tampoco tienen ningun tipo de problema en el aspecto deportivo: «Con el entrenador alemán Bernhard Stomporowski, nos llevamos muy bien, además de técnico de la selección, también es el responsable en nuestro club del Regatas de Flamengo».

Pau sigue entrenando con ilusión para poder poner el broche de oro a su brillante carrera deportiva.

Temas

Comentarios

Lea También