Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Nàstic pierde ante el Hércules y se sitúa en descenso a Tercera

El Nàstic cae en casa frente al Hércules, que llevaba dos meses sin ganar, y deja a los granas en puestos de descenso

Jaume Aparicio

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

El Nàstic pasará las Navidades del 2019 como equipo de Tercera División. Así es la cruda realidad. La derrota ante el Hércules en el último partido del año ha dejado al conjunto tarraconense en plazas de descenso. Ni la peor pesadilla de los hinchas granas podían imaginarse una situación así. Tan triste. Tan amarga para la época más dulce del año. Se completa un año horribilis que ha confirmado el descenso a Segunda B y deja al club a las puertas de una nueva pérdida de categoría que sería catastrófica a todos los niveles.

Los resultados de esta primera vuelta, a la que le queda solo el partido ante el Orihuela (domingo, 5 de enero, 12.00 horas), dejan evidente que la plantilla ha sido un fracaso. Un despropósito de jugadores menguantes que exigirá a la directiva, que recibió su primer gran abucheo, un desembolso mayor del esperado para hacer reaccionar al equipo. También el cuerpo técnico encabezado por Seligrat deberá encontrar, a la vuelta de las fiestas navideñas, argumentos futbolísticos que hagan mejorar sus números al frente del Nàstic. Quitando la Copa suma dos derrotas y tres victorias.

El Hércules derrotó al cuadro tarraconense con los mínimos argumentos futbolísticos. Una llegada le bastó para romper con el insuficiente dominio local y meter el partido en la interrupción continua.

Nàstic y Hércules partían como los dos grandes del grupo 3. Las dos plantillas de oro (por coste presupuestario) dispuestas para marcar el ritmo del campeonato. La realidad del torneo ha puesto a los dos clubes en un escenario claramente opuesto. Ambos tratando de coger bocanadas de aire fresco cada jornada para escapar de las arenas movedizas de la clasificación.

El Nàstic mostró más predisposición al protagonismo en un acto apático y de fútbol trabado. Acorraló a un Hércules que bajo un orden impoluto achicaba balones como último soldado de la compañía en pie a la espera de refuerzos. Las escasas intentonas locales no conseguían dotar de un peligro continuo que atemorizara a los adversarios, aunque sí le daba para mantener sin problemas a los alicantinos lejos de su portería.

Lo probaba Bonilla con un centro envenenado que lamía la cruceta (min. 19). Antes Pereira lanzó a los pies de un defensa una combinación de estrategia entre Javi Márquez y Bonilla (min. 11). La superioridad tarraconense, con muchas recuperaciones en zona adelantada, mantenía el encuentro en territorio visitante y transmitía la clara sensación de que era cuestión de tiempo. El Hércules daba muestras de agotamiento e incapacidad de conectar dos pases seguidos. Un equipo hundido moralmente con serias dificultades para ofrecer rendimiento sobre el verde.

Todo cambió en 10 segundos. Como viene siendo habitual, ya en la época de Bartolo, la primera llegada al área de Bernabé se tradujo en el 0-1. Una acción que nació de una manifiesta oportunidad grana. De tener el hueco para dársela a Brugui, Pol Valentín perdió el cuero en ataque con demasiado terreno hacia atrás que recorrer y la asfixia de la arrancada. El desorden cundió en la defensa tarraconense incapaces de tapar un centro que llegó a Borja en el segundo palo. Ni Bonilla ni Bernabé lo vieron venir.

El Hércules se creció. Recuperó fortaleza defensiva mientras dejaba el Nàstic caer en la angustia. Pudo llegar el 0-2 antes del descanso en una repetición de la ocasión del primer tanto. Borja no llegó esta vez al centro raso de Moha.

Pereira y Pedro volvieron a formar la dupla de ataque. Una pareja que está rindiendo muy por debajo del coste que representa su nómina en la plantilla. El malagueño no consigue ganar ni un duelo físico. Lleva muchos partidos sin ofrecer un motivo para gastar 180.000 euros. Tampoco Pereira anda bien. Mucho movimiento para tan pocos recursos. Llegó con el objetivo de acabar su carrera en Tarragona, quizás cuando ésta ya ha vencido.

Esta vez ni apareció Brugui, ni tampoco Javi Márquez conseguía dotar al equipo de sentido en su juego. Seligrat acumuló jugadores en ataque (Amang, Brugui, Pedro y Gerard Oliva) sin resolver nada. El partido ya estaba en las garras del Hércules que adormeció con sus constantes interrupciones cualquier intento de subir una marcha más al juego y darle fluidez al balón. Un estratagema tan viejo como el fútbol que consiguió llevar al cuadro tarraconense a la impotencia y desesperación. La misma que cundió en la grada y que llevó a los hinchas a mirar hacia el palco con evidente enfado cuando Rulo hacía el segundo.

Nadie podía creer que se pasarían las Navidades en descenso. O se asume y se reacciona o el pozo engullirá al Nàstic.

FICHA TÉCNICA

0- Nàstic. Bernabé, Pol Valentín, Juan Rodríguez, Goldar, Bonilla, Viti, Javi Márquez (Gerard Oliva, min. 71), Pol Ballesteros (Amang, min. 56), Brugui, Pereira (Lolo Plá, min. 79) y Pedro Martín.

2- Hércules. Falcón, Felipe, Nani, Fran Miranda, Diego Benito (Pedro Torres, min. 72), Carlos Martínez (Alfaro, min. 77), Yeray, Moha, Teo, Álvaro y Borja (Rulo, min. 90).

Goles. 0-1, Borja (min. 36); 0-2, Rulo (min. 90).

Árbitro. J. Antonio Fernández (c. gallego). Amonestó a Pedro Martín de los locales y a Moha de los visitantes.

Temas

Comentarios

Lea También