Pol Domingo: "La cantera del Nàstic vale oro"

El Diari charla con el canterano y uno de los capitanes del Nàstic que, con solo 22 años, ya es un futbolista indiscutible en los planes de Raül Agné

Juanfran Moreno

Whatsapp
Pol Domingo posa en el palco del Nou Estadi tras el entreno del miércoles. Foto: Fabián Acidres

Pol Domingo posa en el palco del Nou Estadi tras el entreno del miércoles. Foto: Fabián Acidres

Pol Domingo (La Pobla de Montornés, 1999) es el orgullo de la cantera del Nàstic. Un jugador que ingresó con solo 8 años en la Budallera y que ha ido quemando etapas con un progreso silencioso, pero constante. Esta temporada está disfrutando por primera vez en el primer equipo de la etiqueta de titular indiscutible. Un rol que ha aceptado de buen gusto y que le está permitiendo jugar con confianza y convertirse en un futbolista fiable. Su cariño hacia la entidad tarraconense es evidente y lo demuestra con palabras y hechos. En el club grana confían plenamente en él y ya es uno de los capitanes con solo 22 años. El presente y el futuro del Nàstic charla con el Diari sobre sus sensaciones y tras sumar solo uno de los últimos seis puntos en juego.

¿Cómo está el equipo después de la derrota en San Fernando?

Las derrotas duelen, pero anímicamente estamos bien. Tenemos un partido importante ahora en casa y vamos a sacar los tres puntos como sea para subir otra vez a la parte de la clasificación que es donde aspiramos a estar.

¿Fue el peor partido de la temporada?

Sí que es verdad que estuvimos poco contundentes en las áreas, pero tuvimos dos ocasiones claras al principio del partido que de haber entrado hubiese cambiado mucho la dinámica del partido.

¿La mala racha visitante es solo un tema futbolístico o también mental?

El fútbol normalmente se basa en dinámicas. A veces son positivas, como en casa que lo ganamos todos, y otras negativas, como fuera de casa. Hay que trabajar mucho porque cuesta salir de una dinámica negativa. Lo estamos haciendo y estoy convencido que pronto llegará pronto la victoria.

Se está notando más que nunca el factor local esta temporada. ¿Había vivido algo parecido?

El año pasado ya pasaba que en casa éramos un fortín y sacamos muchos puntos. Este año está siendo especial y a mi nunca me había pasado de ser tan fuerte en casa, pero es normal con la afición que tenemos y la entidad que representamos.

A nivel personal está en un gran momento.

Yo trabajo siempre para obtener los máximos de minutos posibles y está siendo la temporada más regular desde que estoy en el primer equipo y voy a seguir trabajando para que esto siga siendo así.

¿Necesitaba ya sentirse titular?, el año pasado daba la sensación de que era el apagafuegos de la defensa.

Esto anímicamente va muy bien porque coges mucha confianza. Te sientes superior y eso es bueno porque la mente lo es todo y este año lo he podido comprobar bien.

¿Se siente más lateral o central?

Siempre he dicho que llevo 14 años en el club y 12 las he jugado como central y es donde tengo más experiencia y donde me siento más cómodo, aunque de lateral también me siento bien y me voy adaptando.

Los defensas rápidos suelen ser más dispersos, pero usted siempre juega muy concentrado. ¿Lo cree así?

Tengo claro que tengo que estar concentrado porque a la que te despistas un segundo te comen la tostada. Por mucho que sea un defensa rápido tengo que estar al cien por cien porque en medio segundo lo pierdes todo.

22 años y ya es uno de los capitanes del Nàstic. Palabras mayores.

Es un orgullo para mí ser el reflejo de los jóvenes que tienen la esperanza de llegar al primer equipo. No me lo esperaba y estoy muy contento.

¿Con qué edad ingresó en la cantera grana?

Llegué en alevines. Antes jugaba a fútbol sala en la Pobla de Montornés y con ocho años vine aquí a hacer las pruebas con mi hermano y un amigo del pueblo y nos cogieron a los tres y desde ahí para arriba.

¿Se imaginaba llegar donde ha llegado?

Siempre lo veía como algo imposible porque siempre te van diciendo que es muy difícil ser futbolista y es la realidad, pero siempre tienes la ilusión y yo a base de trabajo y esfuerzo lo he conseguido.

Su hermano (Joan Domingo que juega en la UE Valls) se quedó por el camino. Tiene la espina clavada o intenta conseguir también sus sueños futbolísticos.

Él ha decidido por circunstancias de la vida darle más valor a los estudios y yo por suerte he podido dar el paso que él no ha podido dar, pero él está muy contento y se alegra mucho por mi. Voy a trabajar y voy intentar conseguir todo lo que pueda gracias a las fuerzas que me da él.

Usted la conoce prácticamente de memoria, pero menuda cantera tiene el Nàstic, ¿no?

Siempre digo que muchos jugadores que han estado aquí han ido al fútbol profesional o semiprofesional. El Nàstic tiene una cantera que vale oro.

Ayuda el hecho de ejemplos como el suyo o el de Óscar Sanz para retener a futuras perlas, ¿no lo cree?

Esto te da un plus, también el hecho de que tantos jóvenes tengan la posibilidad de entrenar con el primer equipo. Estoy seguro que la generación que viene son muy buenos, lo están haciendo muy bien y muchos llegarán aquí.

La gente en el Nou Estadi le idolatra. ¿Siente el cariño?

Desde el minuto uno lo noté. Siempre he tenido el apoyo de toda la afición y eso me da mucha fuerza para seguir haciéndolo muy bien.

Le quedan dos años de contrato, pero la gente ya se empieza a poner nerviosa. ¿Quiere Pol Domingo estar muchos años en el Nàstic?

Siempre lo he dicho desde que estoy aquí que el Nàstic es el club que me ha dado la posibilidad de estar en el fútbol profesional y de cumplir mi sueño del primer equipo. Espero seguir bastante años aquí.

Por último, ahora toca ganar el domingo frente al UCAM. ¿Prohibido fallar?

Queremos seguir con el récord histórico del Nou Estadi. Espero que la afición esté con nosotros y nos vengan a apoyar y estoy convencido que este año les vamos a seguir dando muchas alegrías.

Temas

Comentarios

Lea También