Más de Deportes

Pol Domingo, apuesta total

El Nàstic ofrecerá 
al canterano grana
una mejora sustancial 
en su contrato

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Pol Domingo es una firme realidad para el Nàstic. 
FOTO: FABIÁN ACIDRES

Pol Domingo es una firme realidad para el Nàstic. 
FOTO: FABIÁN ACIDRES

Pol Domingo hace ya varios meses que dejó de ser una promesa para convertirse en una firme realidad. En el Nàstic se es consciente de que se tiene un diamante entre las manos. Un jugador con una proyección que le puede llevar al fútbol profesional más pronto que tarde. Por ello la entidad grana tiene claro que el futbolista de la Pobla de Montornés tiene que seguir creciendo en el Nou Estadi y ser uno de los actores principales en el ascenso a Segunda División que buscará el año que viene el conjunto grana en la Primera RFEF.

El defensa tiene contrato con el Nàstic hasta el 30 de junio de 2023, por lo que a nivel contractual está atado. Sin embargo, la entidad tarraconense no se conforma y ya ha activado las conversaciones con los agentes del jugador con el objetivo de ofrecerle una mejora sustancial del contrato como premio a su gran temporada. Pol Domingo dejaría de tener uno de los salarios más bajos de la plantilla para situarse en la escala media salarial del equipo. Un movimiento estratégico que tiene como objetivo demostrarle al tarraconense que la confianza que se tiene en su figura no solo se queda en palabras, sino también en hechos.

De momento no hay nada cerrado, pero todo apunta a que antes del inicio de la pretemporada se rubricará esta mejora contractual una vez lleguen a un acuerdo ambas partes.

El canterano grana ha completado un curso excelente en el que ha confirmado su progreso. Una evolución en silencio que ha gustado a club, cuerpo técnico y compañeros. Pol Domingo es uno de esos jóvenes jugadores que ha sabido aprovechar su momento y ha mantenido los pies en el suelo en el momento en el que ha comenzado a destacar.

Cuando le ha tocado volver a la segunda línea lo ha acatado sin problemas y sin un mal gesto. Actitud que denota madurez y que se convierte en un argumento sólido a la hora de entender porque ha crecido tanto desde que irrumpió en el primer equipo del Nàstic hace dos temporadas atrás.

Pol Domingo ha disputado esta temporada 15 partidos. Su mejor momento ha llegado en la segunda fase en la que asaltó la titularidad en la tercera jornada y ya no la soltó. Se hizo con un hueco en el once titular en el momento más importante de la temporada. Aprovechó la baja de Alex Quintanilla para proclamar que estaba listo para la hora de la verdad. En el fatídico partido ante el Ibiza fue elegido para el once titular por delante del propio central vasco y Marc Trilles, formando zaga con Jesús Rueda. Un claro indicativo de su nivel, puesto que fue titular en el partido más importante de la temporada y gozó de la confianza de un entrenador como Toni Seligrat que no siente especial devoción por los jóvenes tal,como demuestran otros casos de la plantilla.

Una ficha sub 23 de lujo

A sus 21 años, Pol Domingo ya goza de la etiqueta de jugador importante en la plantilla. Se lo ha ganado a pulso y el club lo sabe. El próximo curso será una de las ocho fichas sub 23 que tendrá el Nàstic, pero su rol no será el del jugador joven que parte con menos oportunidades y que debe esperar su momento. Pol Domingo ya ha pasado por esa situación y en el Nàstic se frotan las manos sabiendo que cuentan con uno de los mejores jugadores sub 23 de toda la categoría de bronce.

El nuevo entrenador que llegue lo hará sabiendo por parte de la entidad que tiene central para años. Mientras, Pol Domingo seguirá trabajando en silencio y respondiendo con actuaciones fiable en el terreno de juego. Nada nuevo bajo el sol.

Temas

Comentarios

Lea También