Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Deportiu: Asalto al liderato

El Reus tiene una oportunidad de oro para alcanzar al líder si es capaz de vencer al Badalona en el Estadi. El empate del Villarreal B le ofrece la opción de igualarle a puntos

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
Edgar Hernández celebra el gol que le marcó al Sabadell en el Estadi. Foto: alfredo gonzález

Edgar Hernández celebra el gol que le marcó al Sabadell en el Estadi. Foto: alfredo gonzález

El fútbol ha esperado al Reus, descomunal con sus registros en la primera vuelta y con algo de bajón después de la euforia desmedida que genera un cruce copero ante el Atlético. Suele ocurrir. Volver a aterrizar cuesta y si comparecen las sospechas extradeportivas todavía más. Parece que el baño y masaje en el Mini ha cambiado el rumbo. De pronto el sol brilla con fuerza, se espera el dinero en los próximos días y el equipo sonríe. Éste nunca se desconectó. Mantener el nivel de los días de vino y rosas resulta algo utópico. Para el Reus y para el resto de los mortales.

El estado de optimismo se declaró hace siete días. Se lo curraron los chicos de Natxo con una actuación convincente en Barcelona. Ésta necesita la continuidad con el segundo éxito consecutivo. El Badalona le ha puesto los honores al examen. Un rival incómodo, que aparece por el Estadi con cierta urgencia. Ha perdido sus dos últimos compromisos.

La dulce melodía del Mini inspira estabilidad. El cuerpo pide mantener lo que salió bien, aunque sobre el diseño del once manda Natxo. Sólo su cerebro conoce la solución al dilema. En todo caso es esperan pocas modificaciones. Restan ocho fechas y poco tiempo para inventarse planes. El del Reus está marcado desde hace tiempo. Los nombres pueden bailar, pero no el concepto.

Los optimistas se aferran a la fortaleza que a menudo exhibe el equipo de local. En el Estadi siente seguridad. Transmite esa palabra que tanto veneran los técnicos; fiabilidad. El argot del fútbol va con los tiempos. Se moderniza a medida que los gurús tácticos encuentran soluciones fascinantes. Al Reus sólo un domingo le amarga la existencia en su hogar. El Hércules trajo zozobra con un 0-3 ficticio. De esos días que es mejor no levantarse de la cama.

El fútbol es tan bestia que lo que lo que ocurrió hace 15 días no sirve para nada. Probablemente sólo para aprender. Seguramente así se lo han tomado los rojinegros, con el entusiasmo reformado y conscientes de que la oportunidad que se les presenta se hace demasiado golosa como para mirar hacia otro lado.

Por ello, aferrarse a este nuevo tren se presenta como indispensable. Gestionar la presión que provoca un escenario como éste se antoja clave. Eso sí, Natxo ya avisó. «Debemos olvidarnos del resto de los partidos. Es difícil, pero tenemos que liberarnos y jugar. Divertirnos de nuevo». En el disfrute con el balón se halla la esencia de este grupo.

Las dudas rivales

Manolo González, el míster del Badalona, espera reencontrar algo de auxilio en Reus, tras el clima negativo que se ha instaurado en Badalona. Los dos últimos resultados y el aspecto del equipo han encendido alguna alarma. Los de Montigalà no pueden despistarse. Aprietan los necesitados y las dinámicas marcan tendencia. De ahí que la batalla presagie emociones fuertes.

Temas

  • DEPORTES

Comentarios

Lea También