Más de Deportes

Deportes Datos

Segundas partes sí pueden ser mucho mejores

Los siete goles que ha anotado el Nàstic esta temporada han llegado tras el paso por el vestuario. Cinco además han sido obra de jugadores suplentes

JAUME APARICIO LÓPEZ

Whatsapp
Fran Carbia celebra el tanto que logró al Sabadell en el minuto 61 de partido. FOTO: PERE FERRÉ

Fran Carbia celebra el tanto que logró al Sabadell en el minuto 61 de partido. FOTO: PERE FERRÉ

¿Quién dijo que segundas partes no eran buenas? En Tarragona, este curso son mejores que las primeras. Eso desprenden los datos goleadores del Nàstic. El equipo de Raül Agné explota como nadie los segundos actos. Todos sus goles, que son siete en lo que va de temporada, han llegado tras el intermedio. Un paso por el vestuario que ofrece un incremento notable de la eficacia de cara a portería.

El último ejemplo llegó en el partido de la pasada jornada. Fran Carbia conseguía derribar la defensa del Sabadell con un tanto en el minuto 61 de partido. El menudo delantero tarraconense sorprendió, como solo él puede hacerlo, a la zaga arlequinada que vio cómo el más listo de la clase se les colaba por entre sus faldas para rematar el exquisito servicio de Robert Simón. Cogió la altura justa para los 1,73 m de Carbia. 1-0 y puntos a la ‘butxaca’.

La película se repite en casi cada encuentro grana. Especialmente en el Nou Estadi. Una primera parte sin acierto, se tengan o no las ocasiones ante portería, y un segundo tiempo exhibiendo pegada a las primeras de cambio. Ha ocurrido en las cuatro victorias y también en la derrota frente al Real Madrid Castilla.

Sucedió frente al Alcoyano hace dos semanas, también en Tarragona y con remontada incluida. Los alicantinos dominaban el marcador 0-1 al descanso, pero en un segundo tiempo demoledor Robert Simón, en el minuto 73, y Edgar Hernández, en el 84, daban el triunfo al cuadro local.

En el segundo acto llegaron igualmente los dos tantos que el Nàstic le endosó al Betis Deportivo. Edgar Hernández mandaba el esférico a la red en el 59 y unos minutos después, cuando el reloj marcaba el 78, Bonilla lograba el 2-0 definitivo.

Aún hay dos ejemplos más. In cluso cuando el desenlace no es positivo, como ocurrió en la Ciudad Deportiva Alfredo Dí Stéfano. El único tanto grana, que empataba provisionalmente el duelo, llegó a inicios del segundo acto. Un gol olímpico de Bonilla que quedó inservible tras el 2-1 del atacante del Madrid Castilla Aranda.

Ante el Barça B el asunto se calcó al del Sabadell. Con mismo protagonista. Apareció Fran Carbia en el minuto 78 para marcar el único tanto del partido. El de los tres puntos decisivos. También con el tarraconense saliendo desde el banquillo.

Y es que esa es otra. La mayoría de goles se anotan en la segunda mitad porque los goleadores son futbolistas que inician el encuentro en el banquillo. Fran Carbia lleva dos tantos saliendo en la segunda mirad. Edgar Hernández ha logrado uno también como suplente y otro de titular. Mientras que Bonilla, con dos goles en su cuenta, también ha marcado siempre en la segunda parte.

Temas

Comentarios

Lea También