Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Suspendido por la nieve

El Sadar quedó completamente cubierto de blanco y el colegiado decidió aplazar el encuentro. Osasuna acusa al Nàstic de no querer jugar por las bajas

Jaume Aparicio

Whatsapp
Xavi Molina se despide de la afición grana desplazada al Sadar. Foto: Jesús Caso

Xavi Molina se despide de la afición grana desplazada al Sadar. Foto: Jesús Caso

La fuerte nevada que cayó sobre Pamplona imposibilitó que pudiera disputarse el encuentro entre el Nàstic y Osasuna. La nieve comenzó a caer con fuerza cuando faltaban menos de 60 minutos para la hora prevista del comienzo del partido. Rápidamente, los copos cuajaron en el césped de El Sadar que quedó cubierto completamente de blanco.

Los dos equipos aún no habían salido a calentar. Sólo los porteros se ejercitaban bajo la nevada. Cuando lo hicieron, los trabajadores del estadio navarro ya habían salido a dejar despejadas las líneas del rectángulo de juego.

La nieve dio un respiro. Paró mientras los futbolistas hacían ejercicios de preparación. Al mismo tiempo la tripleta arbitral salía para comprobar el estado del césped.

No las tenían todas cuando pospusieron la decisión durante media hora. Tiempo que tardó en reaparecer la nieve y hacer imposible la disputa del encuentro, según la opinión del colegiado Milla Alvendiz.

La polémica llegó en el turno de las valoraciones. El presidente de Osasuna, Luis Sabalza, defendió que el partido «se podía haber jugado, una vez limpiadas las líneas del terreno de juego, como ocurre en muchos países de Europa». El dirigente navarro responsabilizó al árbitro de la decisión de suspender el encuentro pero también acusó al club tarraconense de no querer disputar el partido. «El Nàstic no quería jugar y también se ha negado a hacerlo mañana, como le hemos propuesto», explicó Sabalza.

Unas declaraciones que enseguida tuvieron réplica por parte del Nàstic. Lluís Fàbregas, director general, afirmó que «ha sido el árbitro quien ha decidido suspender el partido ya que no era posible hacerlo en condiciones mínimas para la seguridad de los futbolistas».

Respecto a la propuesta navarra de jugar el sábado, el directivo tarraconense aseguró que «no podemos jugar porque no está planificado» y detalló que «debe ser LaLiga, los dos clubes y los operadores los que tienen que decidir cuándo se juega, pero no en menos de 24 horas, sin garantias». 

Osasuna veía en la negativa del Nàstic una posición derivada de las bajas con las que se presentaba el conjunto grana. Rodri, entrenador grana, salió al paso: «Somos 24-25 futbolistas y cuando altan unos salen otros. Me sabe mal por Tete y Stephane que tenían una buena oportunidad. En Valladolid ganamos sin Uche y sin Tejera». 

El partido deberá jugarse antes de que finalice la primera vuelta.

Temas

Comentarios

Lea También