Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Deportes

Deportes Serie Jóvenes Campeones

'Tocado' por la espada

Sus padres decidieron inscribirle en la Sala Esgrima Amposta para colmar su hiperactividad. Angel Fabregat es ahora uno de los mejores tiradores de espada del país

Francesc Joan

Whatsapp
Fabregat, a la izquierda, durante una competición en La Selva del Camp.

Fabregat, a la izquierda, durante una competición en La Selva del Camp.

No era la primera vez que a Fidel Font le traían a uno de esos niños calificados como inquietos. Entre las familias de Amposta empezaba a circular que la Sala Esgrima y la doctrina de su maestro de armas eran mano de santo para los chavales más movidos. Así que los padres de Àngel optaron por inscribirle, porque también ellos buscaban  para su pequeño alguna distracción que colmara su hiperactividad. Han pasado ya 15 años de aquella decisión, de la que nunca se han arrepentido.

Los juegos que allí se practicaban funcionaron a las mil maravillas en su hijo, que adquirió disciplina, concentración y progresivamente aumentó su competitividad.  Aspectos todos ellos que han convertido a Angel Fabregat (1996) no sólo en uno de los mejores tiradores estatales, sino también en uno de los que mayor proyección tienen ahora mismo en la modalidad de espada.

Tras aquella etapa de preparación inicial el ampostino empezó a competir ya como federado entorno a los diez años, con la obtención de excelentes resultados que le llevaron a ser campeón de España M-15, M-17 y M-20 en categorías inferiores;  a alcanzar brillantes resultados con la selección española, caso de la medalla de plata en el Mundial júnior y el bronce en el Europeo de esa misma categoría -ambas por equipos, en 2014- y, aún como tirador en edad júnior, a proclamarse también campeón de Catalunya y de España absoluto en 2016.

Fabregat, que ahora mismo tiene 20 años, lleva tres residiendo en Madrid. En concreto en el centro de alto rendimiento Blume, donde compagina sus estudios de Magisterio con exigentes entrenamientos, en este caso al lado de otros dos ampostinos, Eugeni Gavaldà (20) y Marc Andreu (21), discípulos también en su día de Fidel Font.

Angel afronta ahora la recta final de una temporada 2017, la primera como absoluto de su trayectoria, en  la que ha logrado  destacados logros. Entre ellos, la victoria en la primera prueba del ránking nacional, del que es ahora mismo es segundo en la general y aspira a ganar, además de ser uno de los mejores tiradores españoles en varias pruebas de la Copa del Mundo. 

Los platos fuertes están por llegar: el Campeonato de España que tendrá lugar el 24 de junio en Valladolid; el Europeo, dentro de dos semanas en Tiblisi (Georgia); y el Mundial,  en julio en Leipzig (Alemania).

Angel, que en Madrid está tutelado por el seleccionador nacional Ángel Fernández, persigue el sueño de alcanzar algún día los Juegos Olímpicos. Los de Tokyo’2020 quizás le lleguen antes de la cuenta en una especialidad en la que el grado de madurez y experiencia, entorno a los 28 años, acostumbran a resultar factores decisivos para conseguir la clasificación.

Temas

Comentarios

Lea También